Federico Cabrales, joven de 27 años en búsqueda activa de empleo, ha puesto en su currículum que es administrador de un grupo de WhatsApp. “En el anuncio buscaban un perfil de persona con experiencia en cargos de responsabilidad y gestión de equipos y a mí no se me ocurre mayor responsabilidad que administrar el grupo ‘Primos’, y más ahora con lo de Cataluña, que están todos encendidos”, declara confiado.

Cabrales insiste en que se niega “rotundamente” a mentir en su currículum y, por este motivo, confiesa que estuvo de baja por estrés durante el pasado mes de diciembre. “Tuve que nombrar administrador a mi primo Miguelón para descargarme un poco de trabajo, en Navidad el grupo era un caos”, reconoce. Pero reitera que sabe trabajar bajo presión: “He llegado a tener tres chats abiertos al mismo tiempo y no me tembló la mano cuando hubo que echar temporalmente a Rubén porque se puso pesado con los memes y las notas de audio interminables”, añade.

El joven es consciente de que “si me saliera un trabajo tendría que ser de media jornada para no tener que abandonar el grupo ‘Fiesta Cumpleaños Marijose’, que me ocupa mucho tiempo”. Su intención es compaginarlo todo: “No puedo decir que sea experto en Global Planning todavía, pero la organización de ese cumpleaños está siendo extraordinaria”, se sincera.

Para acabar de decantar la balanza a su favor, Federico también se define como experto en Social Media alegando que tiene una cuenta en Facebook con más de 200 amigos. “Me estoy metiendo también en el mundo de la fotografía digital”, agrega refiriéndose al perfil de Instagram que abrió ayer por la tarde.

El currículum de Cabrales termina acreditando un nivel avanzado de inglés y adjunta como prueba una captura de pantalla de un chat en el que reacciona a una frase de su primo con un ‘WTF’.