“Mi panadero ya no me acepta más coches, lo que quiero es dinero a cambio de mi trabajo”. Con estas palabras expresaba el portavoz sindical de BMW Group el descontento de la plantilla, que se ha reunido hoy en la sede de la empresa en Múnich para forzar “un cambio en el sistema de retribución que abandone de una vez esta costumbre antigua de pagar con coches de lujo que ya no sabemos dónde poner”.

La situación ha llegado a tal extremo que son cientos los trabajadores de BMW que han tenido que juntar sus sueldos para alquilar garajes enteros donde almacenar “la ingente cantidad de automóviles con que se nos retribuye, sin contar con los modelos familiares extra grandes que nos dan en Navidad junto al lote de champán y embutidos”. El problema, añaden, es que los garajes que aceptan el pago con coches son muy pocos. “Les pagas con coches, coches que ellos guardan en sus plazas, con lo cual ellos mismos acaban llenando las plazas del garaje hasta que ya no quedan más plazas libres para los coches que se corresponden con tu sueldo. Es una locura, tenemos más stock de coches nosotros que el propio fabricante”, explican desde el sindicato.

“Empecé en esta empresa hace cinco años y todo fue bien mientras me pagaban con motos y coches pequeños. Pero ahora, conforme he ido ascendiendo, me pagan con unos cochazos que a veces tengo que aparcar en cualquier sitio, exponiéndome a que cualquiera me robe el sueldo de un mes”, lamenta un ejecutivo de BMW. “Entiendo que para ellos es más práctico, pero hace años que no veo dinero, dinero de verdad”, dice.

“La gente no es tonta. Te aceptan el BMW las primeras veces. Luego, cuando ven que intentas pagar por sistema con coches, te piden que vayas al cajero a sacar cinco euros, que ya les viniste con el cuento del Serie 3 la semana pasada”, añade.

BMW Group reconoce que el 80% de los coches de la marca que circulan en Alemania son de empleados de BMW.