Debido al esfuerzo que supone y al tiempo que necesita el personal de un restaurante para poder cuantificar el gasto de un servicio, los camareros empezarán a cobrar un suplemento por traer la cuenta a partir del mes que viene, según confirmaba esta mañana la Federación Española de Hostelería. “Un camarero medio emplea el 80% de su jornada laboral en ir a buscar la cuenta, es justo que se le pague aparte”, declaran desde la entidad.

“Hasta ahora los clientes se ponían muy pesados levantando la mano y haciendo gestos, llegando a situaciones de acoso laboral”, asegura Rosana Maroño, camarera con más de diez años de experiencia. “Siendo este servicio de pago, se lo pensarán dos veces”, argumenta.

El suplemento se podrá pagar pidiendo otra cuenta que tendrá otro suplemento que habrá que pagar con otra cuenta con suplemento. Con este bucle se pretende reducir el tiempo de espera para pagar en los restaurantes a la mitad. En cuanto a la necesidad de volver a la mesa con un datáfono, es posible que se acabe aplicando una tarifa disuasoria, ya que “el datáfono pesa mucho más que la cuenta, está más lejos y utilizarlo requiere de una formación”, aseguran los camareros. En muchos locales ya hay que reservar datáfono con días de antelación.

La federación ya ha avisado de que, a partir de 2018, los camareros dejarán de informar de la ubicación de los baños a no ser que se les pague una importante cifra de dinero, que será directamente proporcional a la necesidad fisiológica que tenga el cliente en ese momento.