Asegurando que “hasta ahora se han hecho las cosas de la peor manera posible”, fuentes del Ministerio del Interior han revelado que el pasado martes la Guardia Civil asumió las labores de construcción de la Sagrada Familia y que ha logrado finalizarla en sólo 72 horas. “Ya está terminada, no era tan complicado, los agentes están recogiendo los plásticos y grúas y la basílica estará plenamente operativa esta misma tarde”, declaraba esta mañana Pérez de los Cobos, el coronel de la Guardia Civil que dirige el operativo catalán.

“La verdad es que ha quedado muy bien, me gusta hasta el grupo escultórico de agentes con tricornio que han situado en el altar”, explicaba esta mañana un ciudadano de Barcelona que se ha acercado a ver el monumento terminado.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha celebrado también que se haya puesto fin a “más de cien años de inestabilidad y zozobra”, lamentando que las obras originales se hayan alargado “durante tanto tiempo, generando inestabilidad en la basílica y en la propia ciudad de Barcelona”.

“Se sustituyó a todos los obreros, ingenieros y personal técnico por agentes de la benemérita porque no había más salida que esa opción, contemplada en el artículo 155”, ha dicho Rajoy. Desde Interior han informado que los agentes han trabajado con diligencia y profesionalidad, “dado que muchos de ellos tenían experiencia cambiando bañeras por platos de ducha o trabajos similares”.

Fuentes del Govern de la Generalitat han criticado que la Guardia Civil “haya actuado sin la proporcionalidad que una obra de esta envergadura requiere” y que no han acatado el plan inicial del arquitecto Antoni Gaudí, sino que han finalizado la construcción siguiendo las directrices de la Constitución española y la propia intuición de los agentes.

A última hora, fuentes de la Guardia Civil han informado que los agentes pretenden finalizar “a la mayor brevedad posible” las obras de la línea 9 del metro de Barcelona.