Convocar a los medios a última hora, mirar a cámara y recitar un discurso previamente escrito es ya la forma de comunicación más habitual de los españoles, según han revelado los principales medios de comunicación del país en los últimos días. “Es un sistema de comunicación mucho más sofisticado que la antigua charla de tú a tú, en la que hacía falta ponerse uno delante del otro e intercambiar ideas y puntos de vista”, explica un lingüista consultado por El Mundo Today. “Ahora para hablar es necesario reunir a un comité que te ayude a escribir un texto y que cada proferencia lingüística sea lo más precisa posible”, agrega.

Según los datos, la auténtica forma de comunicación de los españoles no es sentarse a hablar en la misma habitación sino emplazar a los medios en ruedas de prensa de carácter extraordinario, una metodología que se ha ido perfeccionando paulatinamente hasta desplazar otras vías más anticuadas como sentarse simplemente a hablar.

“Si quieres comunicarte con otra persona lo habitual es preparar un texto durante días cuidando cada palabra, acordar una hora, cargar las palabras en el ‘teleprompter’ mediante un software, leerlas en horario de máxima audiencia y confiar en que el auténtico receptor de tu mensaje lo recibirá, así de fácil”, explica el lingüista.

Tras este proceso, el receptor puede convocar de nuevo a los medios para responder al primer emisor.

Yendo al detalle, hablar en tercera persona de “algunos individuos o grupos” es el equivalente al tradicional “tú” o “vosotros”, que han sido sustituidos en el 80% de los actos lingüísticos.

Según los expertos, tras la comparecencia, el #hashtag y los “zascas” serían otra vía de comunicación cada vez más común que suele preceder en el tiempo al grito incomprensible entre masas de gente y al llanto solitario “que sólo sirve para significar ideas simples como frustración o tristeza”.