La actuación de ayer de The Rolling Stones en el Esprit Arena de Düsseldorf, en Alemania, se interrumpió bruscamente a los veinte minutos de haber empezado porque una persona del público mandó callar al auditorio entero argumentando que tenía que grabar una nota de audio de WhatsApp. “Es importante, es mi prima, que me está buscando y no me encuentra”, gritó la joven de 18 años, obligando al grupo a dejar a medias su interpretación de “Honky Tonk Women”.

“Estoy aquí, joder, ¿en serio no me ves? Sección 157, fila 11. Al lado de un calvo con una sudadera roja… ¡A ver, callad, por favor, que no me oigo ni a mí!”, pidió la chica de nuevo, con el móvil en la mano y visiblemente molesta. Su mirada severa forzó un silencio gélido en el recinto, ocupado por varios miles de personas. “Ahora sí, el calvo, que estoy al lado del calvo alto te digo, sección 157”, prosiguió hasta mandar finalmente el mensaje de voz completo.

Tanto el grupo como los fans prefirieron no seguir con el concierto hasta que la prima en cuestión, una tal Gretchen, respondiera. Los técnicos de iluminación colaboraron señalando con un cañón de luz la ubicación de la joven mientras el propio Mick Jagger indicaba a Gretchen que “tu prima está aquí, donde te estoy señalando, donde el calvo. La luz está apuntando al calvo, sigue la luz y llegarás hasta el calvo y a su derecha está ella, no tiene pérdida”.

Tras cuatro minutos de tensa y confusa espera, la chica del público recibió la ansiada respuesta: otra nota de WhatsApp en la que Gretchen informaba de que “al final me he quedado hablando con Hans donde la zona del merchandising, que me está contando lo de la enfermedad de su ex, que yo ya lo sabía pero estoy dejando que me lo cuente y se desahogue un poco, ¿sabes? Id haciendo y cuando me lo quite de encima voy. El calvo que no se mueva y ya está”.

Aclarado el asunto, el concierto se retomó con total normalidad. Según la organización del evento, Gretchen finalmente se quedó fuera porque el asunto de la exnovia de Hans la dejó “con mal rollo en el cuerpo, y eso que ya lo sabía”. El calvo supo estar a la altura en todo momento pese a que su colaboración finalmente no fue requerida.