El “Sí” que se había apuntado Puigdemont en la mano para saber qué tenía que decir empieza a parecer un “no” a causa del sudor

LOS NERVIOS TRAICIONAN AL PRESIDENT Y LE IMPIDEN RECORDAR QUÉ ES LO QUE TENÍA QUE DECIR