Tras una larga y tensa reunión con sus consellers y los diputados de JxSí, y después de anular su comparecencia para atrasarla después, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha comunicado finalmente en una declaración oficial en el Palau de la Generalitat que Cataluña aplicará de forma inmediata el artículo 155 de la Constitución española y tomará el control de todas las instituciones del Estado “como último recurso para respetar el mandato de la ciudadanía catalana frente a la incapacidad de diálogo del actual Gobierno”.

El anuncio ha sorprendido al Ejecutivo de Mariano Rajoy, que ya había preparado la aplicación del artículo 155 a partir de su aprobación definitiva por el Pleno del Senado este viernes. “Se nos han adelantado ellos”, reconocía hace unos minutos la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, claramente confusa y sin dejar de insistir en que “el señor Puigdemont ha vuelto a demostrar que utiliza la legalidad sólo cuando le conviene”.

Aplicado este artículo en toda España, el procedimiento a partir de ahora no podrá paralizarse por ninguna maniobra de última hora de Mariano Rajoy, ni siquiera por la hipotética convocatoria de elecciones generales de acuerdo con la Ley de Régimen Electoral (Loreg). Rajoy y su Gobierno serán destituidos y será el Ejecutivo de Puigdemont el que tomará las riendas de todas las administraciones centrales.

El president de la Generalitat de Cataluña y ahora también de España, que “es también Cataluña”, en sus propias palabras, ha asegurado que los Mossos d’Esquadra, “que son el principal órgano policial del Estado”, están preparados por si Mariano Rajoy y su equipo se atrincheran en sus despachos una vez destituidos.

“Catalans, ja sóc aquí”, ha exclamado Puigdemont en su declaración, dirigiéndose “a todos los españoles y, por tanto, también a todos los catalanes”. En las calles, se viven momentos de mucha confusión y numerosos españoles contrarios al proceso independentista catalán se debaten entre la indignación por la imposición de un govern estatal y la alegría por haberse librado al fin del gobierno de Rajoy, cercado por la corrupción.