Este año no has podido hacer un viaje de vacaciones, pero lo peor no es eso, sino que tus vecinos se han ido a Tailandia. Precisamente, el viaje que siempre has querido hacer tú. ¿Cómo evitar que te pongan los dientes largos cuando lleguen de sus vacaciones? Fácil: haz que roben en su casa. De este modo, se olvidarán de su estancia en el paraíso de golpe. Te explicamos cómo hacerlo.

1. Pon todos los folletos de publicidad que encuentres en su buzón. De este modo, los cacos sabrán que no hay nadie en casa.

2. Hazte pasar por ellos en redes sociales. Indica que te vas muy lejos de vacaciones, incluyendo los días en que estarán ausentes y la dirección. ¡Ojo! No te equivoques y escribas tu piso en lugar del suyo.

3. Mete un billete de 50 euros por debajo de su puerta, de manera que asome un poco. Así, el caco verá que en esa casa hay tanto dinero que rebosa por debajo de la puerta.

4. Facilita el trabajo a los ladrones y, con un ladrillo, rompe el dispositivo de alarma de su piso.

5. Encarga unas baldosas con letras en las que se lea “Villa Diamantes” e instálalas sobre la puerta de tus vecinos. Cualquier pista de que en esa vivienda hay mucho lujo será de gran interés para los cacos.

6. Aprende a escribir “¡Estamos de vacaciones!” en diferentes idiomas del este de Europa y anótalos en un papel que, posteriormente, y con la ayuda de una escalera o de unas cuerdas, colocaremos en su ventana.

7. Llama a un cerrajero de confianza para que les cambie la cerradura. A continuación, colocaremos una copia de las nuevas llaves bajo el felpudo. ¡Es el primer sitio donde miran los ladrones!

8. Cambia el nombre de tus vecinos en la placa del buzón por el de José Luis Moreno.