De forma unánime, el Tribunal Constitucional ha declarado ilegal ser catalán “y exhibir muestras de catalanidad” al considerar que tal cosa “vulnera y agrede el fundamento mismo del orden constitucional vigente establecido por la voluntad soberana del pueblo español”.

Así pues, y según consta en la sentencia hecha pública esta misma mañana, coincidiendo con la celebración de la Diada, a partir del próximo mes de octubre las fuerzas de seguridad podrán actuar ante la presencia de personas catalanas en territorio nacional e incluso “ciudadanos no catalanes que actúen conforme a las costumbres de Cataluña”.

“No habrá más catalanes ya, se acabaron las concesiones”, ha dicho Mariano Rajoy antes de advertir al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, de que los ciudadanos que habitan en la comunidad autónoma que él gobierna “tendrán que buscar una alternativa a lo de ser catalán porque este cuento ya se ha terminado, a partir de ahora vamos a ser serios”.