Negándose a volver a casa hasta que Cataluña le escuche, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha presentado esta mañana en las puertas de la comunidad con un ramo de flores y dispuesto a “arreglar las cosas”, según han informado diversos testigos. “Lleva dos horas gritando cosas sin sentido y no se marcha, le hemos dicho que vamos a llamar a los Mossos y ha dicho no sé qué de la Policía Nacional y que si hace falta será él quien la llame pero que por ahora sólo viene a hacer las paces y que ha venido a solas sin tanques”, explica un vecino de la ciudad.

“He sido un tonto y todo esto de que os vayáis ha sido culpa mía en parte”, ha insistido el presidente.

“He traído rosas porque sé que os gustan, lo he visto por la tele”, ha gritado Rajoy intentando que algún catalán hable con él.  “Soy yo, Mariano, ¿qué más queréis? He hecho de todo por vosotros y ahora estoy aquí dispuesto a hacer lo que haga falta”, ha implorado.

“Vamos, va… joder, miradme al menos, ¿es que ni siquiera me vais a mirar?”, ha preguntado el presidente.

A última hora, el presidente ha intentado cantar en catalán “No era això, companys, no era això pel que varen morir tantes flors”, de Lluís Llach, provocando que seis millones y medio de ciudadanos catalanes hayan bajado las persianas y hayan puesto música. “Pues muy bien, lo que pasa es que eres una puta, eso es lo que pasa y mucho Carles y poco Mariano. Puta”, ha dicho Rajoy a Cataluña tras tirar el ramo de rosas a la basura.