Después de que la Guardia Civil haya incautado nueve millones de papeletas del referéndum en Bigues i Riells, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha comunicado hoy a la ciudadanía que el Govern ha activado “el plan B” para la celebración del referéndum el próximo uno de octubre. Este plan no es otro que contratar a Orange Market, la empresa presidida por Álvaro Pérez, conocido como “el Bigotes” y condenado por la trama Gürtel.

“Tratándose de una empresa de la Gürtel, sabemos que el Gobierno del señor Rajoy no intervendrá ni empezará a investigar como mínimo hasta 2025”, ha argumentado Puigdemont. El president ha explicado que lleva un tiempo negociando con Orange Market y también con Special Events, la compañía de Francisco Correa, y que ambas se han mostrado dispuestas a organizar la votación “por una cantidad elevada de dinero que la Generalitat reservó por si este día llegaba”, ha precisado el político catalán sin querer especificar la cuantía exacta del acuerdo, pues “no se ha cerrado aún”.

Las dos empresas vinculadas a la Gürtel acreditan “gran experiencia en la celebración de eventos”, entre ellos los del propio Partido Popular y el gobierno autonómico en Valencia. “Ellos tampoco están contentos con algunos políticos del Partido Popular, aunque por distintos motivos que nosotros, y pondrán todo su empeño para que el referéndum se celebre”, ha asegurado Puigdemont, añadiendo que “en nuestra fiesta de la democracia habrá payasos y confeti de la misma empresa que contrató en su día la familia de Ana Mato”.

Tras el anuncio de Puigdemont, Mariano Rajoy ha asegurado que no sabe nada de Orange Market, del Bigotes “ni de todos esos señores de los que ustedes me hablan” y se ha limitado a pedir “respeto a las leyes”.