“Si no les gustó la caja B del partido, la C menos aún… pero no saben nada de esa, así que todo bien, todo bien”, se ha dicho esta madrugada Mariano Rajoy, confiando en que la policía desconoce su existencia y que, mientras eso sea así, la Gürtel no tendrá consecuencias legales ni para él ni para los principales líderes de su partido, según han informado fuentes muy cercanas a la conciencia del presidente.
 
Según las fuentes, los pagos que se hacían en C eran los que están apuntados en esa tercera contabilidad que es la que el Partido Popular se ha esforzado realmente en ocultar, dejando que la policía se centrara en la caja B, que es la que manejaba Luis Bárcenas, el tesorero de primer nivel del partido, que se enfrenta a 42 años de cárcel.
 
“Nadie sabe nada de la caja C, así que todo tranquilo, se puede estar tranquilo”, se ha repetido el presidente. En la caja B no se apuntaban los pagos en C, que son los realmente comprometedores y los que refieren a la financiación ilegal con la que se financiaba la financiación ilegal investigada por la policía.
 
“Tampoco saben nada del auténtico tesorero, hay que estar tranquilo, Mariano”, se ha repetido mentalmente, según las fuentes.
 
El jefe del ejecutivo también se ha recordado que el caso Lezo tampoco será un problema “siempre y cuando no salga a la luz lo del Canal de Isabel III”.