¿Has convocado a todos tus amigos para cenar en tu casa, y a los diez minutos ya no sabéis de qué hablar? ¡Rápido! ¡Lee este artículo! Te damos una serie de temas que te evitarán hablar de futbol.

Niños

Es un tema muy socorrido cuando no sabes de qué hablar. Mostrar fotos de tus hijos provocará un debate ameno sobre a quién se parece. ¿A la madre? ¿Al padre? ¿A Julio Iglesias? Es muy importante que enseñes fotos tus hijos. Si muestras fotos de los hijos de otro comensal puede crearse el efecto contrario.


Series

Todo el mundo ve series. Lo divertido es que nadie las ve al mismo tiempo. Y justo ahí empieza el juego: dos personas deben hablar del último capítulo de Juego de Tronos sin spoilers. “¿Y cuando pasa aquello? Buah, cuando ya sabes quién le dice lo que le dice… Increíble…”. Siempre habrá alguien que se enfade y diga: “¡Callad! ¡Ahora ya sé que alguien le dirá algo a otra persona!”, pero las risas están aseguradas.


Nanobots

Aunque es un tema muy trillado, los avances en nanotecnología son constantes. Seguro que todo el mundo sabe que los nanobots ya pueden curar úlceras en los humanos, pero seguro que todavía desconocen que, con ayuda de la enorme conductibilidad del grafeno, se podrían construir aviones más ligeros.


El aspecto de otras personas

A todo el mundo le gusta criticar a otra persona. Pero ten esto en mente: durante los siete días previos a la cena, no debes ingerir ningún líquido. Si te levantas para ir al excusado, no tengas duda de que te criticarán a ti.


Dinero

Una manera de romper el hielo es preguntar a todos los invitados cuánto cobran. No te olvides de emitir el sonido “pfffff” o la expresión “puta crisis” después de cada uno de diga su sueldo.


Sexo

Es algo natural, y por ello nadie tiene problema en explicar su postura favorita sexual. No olvides inventarte una: por ejemplo, la postura del trifulquero. Serás el centro de atención durante unos minutos.


El tiempo

La gente está muy preocupada por el cambio climático, así que empezar la cena con “el año pasado por estas fechas yo iba en manga corta” tendrá un resultado muy positivo. Mucha gente está tan ansiosa por hablar de este tema que incluso empieza a hacerlo en el ascensor.


Religión

Pregunta a tus amigos si son creyentes. Si hay alguno que lo sea, ése será el centro de nuestra atención. Los creyentes agradecen mucho preguntas como “En serio, ¿cómo puedes creer en Dios?” o “Si tu Dios es tan bueno, ¿cómo permite las guerras?”.


Desgracias naturales

Es posible que haya ocurrido algún terremoto o algún huracán recientemente. Si entre las víctimas no había personas con tu misma nacionalidad se puede tratar el tema de manera animada. Es una de las conversaciones más multidisciplinar, pues puedes hablar de arquitectura (criticando las construcciones del país devastado), sociopolítica (le llaman democracia pero no lo es) o cultura (si no estuvieran todo el día bailando, quizá no les hubiera cogido por sorpresa).


Pelirrojos

Risas aseguradas. Incluso si hay uno de ellos entre los comensales, no olvides repartir palos al resto para que puedan tocarlo.

 

 

Patrocinado por Fripozo.
Estamos hechos para compartir.

 

Volver a la sección