Cansada de los clientes que miran, tocan la ropa y se van con las manos vacías, la dirección de Zara ha mandado una circular a sus dependientes para que pregunten “¿Así vas a salir?” a todos los visitantes que abandonen sus locales sin comprar. Con esta innovadora estrategia de marketing pasivo-agresiva, la cadena de tiendas del grupo Inditex pretende elevar sus ventas un 65%.

Según Germán Pacheco, responsable de marketing de la compañía, los empleados intercambiarán “miradas de asco” al examinar la vestimenta de los clientes que se van y se preguntarán entre ellos, y en voz alta, “¿A dónde va con eso?”.

“Entrenar el tono de desprecio hacia ellos es clave si queremos ofrecer el mejor servicio a nuestros clientes”, puntualiza Pacheco. Incluso si el cliente contesta que lleva puesta ropa de la propia tienda que compró con anterioridad, los dependientes estarán preparados para replicar “sí, pero es ropa de la temporada pasada. Como tú veas, pero está igual un poco visto, ¿no?”.

Las indicaciones que la dirección ha mandado a sus trabajadores incluyen una lista con frases “motivacionales”, entre las que destacan las siguientes:

– Este trapito que me llevas no es de Zara, ¿no?
– Ay qué gracia, este vestido lo llevaba también mi madre. En los ochenta.
– Qué pena, con lo guapa que eres, ¿seguro que no quieres mirar más cosas?
– Esta camiseta que llevas es de H&M, ¿no? O, si es nuestra, tiene que estar del revés.
– Me acuerdo de estos pantalones porque estaban muy de moda cuando empecé a trabajar aquí. Hace ya quince años.
– No te hagas esto.
– Ay, creo que va a pitar el detector cuando atravieses la puerta. No te asustes, es que detecta el mal gusto también.
– ¿Te vas ya? Hay gente en la calle, te van a ver así.
– ¡Que alguien llame al 112 de la moda, ha habido un accidente!