Inmerso en la promoción de su última novela, estos días el escritor Javier Marías se relaja por las noches encerrándose a solas en su despacho para ver vídeos en YouTube usando un iPad que nadie sabe que tiene. Según han revelado hoy fuentes de su entorno más cercano, son vídeos de gatos y otros animales haciendo cosas divertidas o sketches de José Mota y Los Morancos que se volvieron virales.

Para que nadie, ni siquiera sus vecinos, pueda oír los vídeos y sus risas, el autor aporrea las teclas de su máquina de escribir Olivetti hasta caer rendido en su butaca de piel.

“Luego se odia a sí mismo y se siente culpable”, añade un amigo de Marías que prefiere conservar el anonimato. “Teme que su imagen pública se resienta pero nos lo ha acabado confesando y muchos pensamos que ya es hora de que salga del armario; ver vídeos tontos en la red no merma su prestigio intelectual porque sus obras están ahí y son las que son”, argumenta este compañero del autor de “Berta Isla”.

Marías no ha querido comentar estas declaraciones e insiste en que no sabe qué es un iPad. “Yo no estoy en Internet, no me interesa. Mi ocio se reduce a limpiar mis soldaditos de plomo con un paño húmedo y ordenar mi colección de armas, todo lo demás es un ‘invent’ como una casa para ‘trolearme'”, asegura.