Assegurando que preferiría que la palabra “nazi” se reservara para “auténticos nazis”, Adolf Hitler ha emitido un comunicado esta mañana desde el infierno pidiendo que se utilice con propiedad el término que refiere a los responsables del Holocausto, reservándolo para mencionar a quienes efectivamente creen en la superioridad de la raza aria y participaron en el intento de exterminio del pueblo judío y en la conquista de media Europa a mediados del siglo XX. “Trabajamos muchísimo para distinguir a los nazis del resto de la chusma”, explica Hitler desde el tormento eterno al que fue condenado por sus acciones.

“He visto que los usuarios de Twitter @miskaton78 y @misscosicas, el primero madrileño y el segundo catalán, se llamaban ‘nazi’ el uno al otro y me gustaría recordar que mi doctrina está relacionada únicamente con el régimen que intentó gobernar el mundo de 1933 a 1945”, ha insistido Hitler, señalando que su doctrina es “un corpus sólido sobre temas de supremacía racial y cultural” y que simpatiza con la idea de realizar horribles experimentos con prisioneros para medir la resistencia del cuerpo humano a bajas temperaturas, por ejemplo.

Hitler ha insistido en lo “repugnante” que le parece la idea de que “un ciudadano del sur de Europa, un chimpancé, un mono, un simio subdesarrollado” pueda ser considerado un auténtico nazi por lo que solicita que, por favor, deje de usarse la palabra a la ligera. El Führer también ha añadido al comunicado un documento técnico con las especificaciones físicas que debe cumplir un nazi.

“Por favor, un respeto al fascismo. Creo que se dejó claro en su momento, con el esfuerzo y el sacrificio desinteresado de millones de personas, lo que era fascismo y lo que no”, concluye el responsable de uno de los mayores genocidios de la Historia.