Si eres de esas personas que aman a los animales por encima de todas las cosas, si, por lo que sea, te dedicas a dar de comer a los gatos abandonados en lugar de socializar con otros seres humanos y si has pensado en salvar a todos los gatos callejeros que existen, probablemente te estés preguntando si tu hogar está habilitado para acoger a 130 gatos de la calle. Asegúrate de que tu hogar cumple los siguientes siete requisitos y conviértete en el Moisés de los felinos.

¿Está el suelo de tu casa completamente formado por arena? Si tu piso tiene todo el suelo de arena porque decidiste arrancar el parquet y quemarlo para calentarte porque no sabes utilizar el mando del climatizador, estás de enhorabuena: tus 130 gatos podrán utilizar la arena para hacer sus necesidades en ella y después enterrar sus excrementos. Ningún animal es más limpio que un gato, así que imagínate cómo de limpios pueden ser 130. Si lamentablemente tu casa tiene una superficie normal, no te desanimes, todavía estás a tiempo de deshacerte de tu suelo y llenar la casa de arena. Incluso puedes vender tus sillas y sofás, pues no hay nada más cómodo que la arena.

¿Dispone de cerrojo la puerta de la habitación de tu hijo alérgico a los gatos? Lo normal es que, cuando tu hijo vea que metes 130 gatos en casa, teniendo en cuenta que le provocan una fuerte alergia, tenga la necesidad de encerrarse en su habitación, donde gritará pidiendo socorro desde la seguridad que ofrece una puerta cerrada con llave. Pero cuidado, si su puerta carece de cerrojo los gatos podrían amontonarse hasta alcanzar el pomo, entrar en la habitación y devorarlo.

¿Está tu piso plagado de insectos, roedores y pequeñas crías de venado? Si tu casa carece de presas, es complicado que tus 130 gatos puedan comer a diario. Además de estar fomentando una vida sedentaria, si tus gatos pasan hambre podrían acabar cayendo en el canibalismo, comerse los unos a los otros y, en lugar de con 130 gatos, al final sólo convivirías con uno gigante. Se trataría de un gato de más de dos toneladas capaz de comerte a ti y a toda la humanidad.

¿Está tu casa equipada con las últimas vacunas de rabia, leucemia y trivalente felina? Por muchas que sean las vacunas de las que disponga tu casa, lo mejor es que en lugar de vacunar a los gatos te vacunes a ti mismo. Todos los expertos en veterinaria coinciden en que los gatos tienen siete vidas, si multiplicas sus vidas por 130 te dará un resultado de 910 vidas. Los gatos callejeros de tu casa dispondrían de 910 vidas mientras tú sólo tendrás una, úsala bien y vacúnate semanalmente de rabia, leucemia y trivalente felina o serás el primero en caer.

¿Sientes un constante y doloroso poso de amargura que se manifiesta en forma de una molesta presión en el pecho? Si te encuentras mentalmente estable y tienes una vida plena y ordenada, es complicado que puedas hacerte cargo de 130 gatos de la calle. Seguramente, cuando vayas por el número 78, te darás cuenta de que estás cometiendo una locura y acabes matándolos a todos con tus propias manos antes de convertirte en un verdadero psicópata.

¿Le gustan los gatos a las voces que te hablan? Es muy importante que todos los miembros de la casa estén de acuerdo con la llegada de los 130 gatos. Si las voces que te hablan constantemente no tienen simpatía por los felinos, es probable que hagan igual que hicieron con Paqui de Marketing y te pidan que descuartices y escondas en tu casa los cuerpos de los 130 gatos. Lo mejor es hablar con las voces y llegar a un consenso entre todos por el bien de los gatos.

¿Tienes a tu veterinario de confianza encadenado a la cañería del baño? Si has secuestrado a tu veterinario de confianza y lo tienes encadenado a la cañería de la cocina desde hace más tiempo del que puedes recordar, sin duda tu piso estará bien preparado para la llegada de los 130 gatos callejeros. Si dispones de un profesional que no tiene otra cosa que hacer en todo el día que esterilizar gatos para mantenerse con vida, tus 130 pequeños estarán más sanos y protegidos que cualquier gato del mundo.