Tras superar el período de prueba, Dios, el creador de la Tierra, de los hombres, del agua y de la luz y aquel que ha construido con sus propias manos y su propia palabra todo lo que los hombres conocen, ha informado que empezará a cobrar el agua del grifo a todos los humanos, según han confirmado a Europa Press fuentes cercanas a la ciudad del Vaticano.

“Voy a empezar a monetizar la Creación”, habría declarado el Demiurgo, que ha insistido en que el agua “no cae del cielo por arte de magia” sino que fue elaborada por él de forma artesanal, hace mucho, mucho tiempo, cuando los hombres todavía no existían. El Altísimo cobrará el líquido elemento a 1,97 euros el metro cúbico porque es la única manera de poder cubrir gastos y ser competitivo respecto a otros suministradores como Mondariz o Font Vella.

El agua del grifo no es el único servicio que Dios ha decidido empezar a cobrar: antes de final de año empezará a cobrar a 9’99 euros cada hora que las personas pasen al sol.

“Hágase la factura”, ha proclamado el Altísimo hace escasos minutos para generar infinitas facturas porque su palabra es hacedora.