Alberto Contador, doble ganador del Tour (2007 y 2009) y del Giro (2008 y 2015), anunció que se retiraba del ciclismo tras su participación en la Vuelta a España pero esta mañana ha matizado que seguirá repartiendo para Deliveroo por las tardes “y algún viernes por la noche, como hasta ahora”. El deportista confirma así que cumplirá con el acuerdo suscrito con la empresa de reparto a domicilio.

Desde su cuenta de Instagram, el corredor, que cumplirá 35 años el próximo 6 de diciembre, ha comunicado: “Seguiré repartiendo kebabs porque el horario es flexible y, aunque pagan una mierda, es el único curro que tengo ahora que dejo la competición”.

Contador inició su colaboración con Deliveroo en 2016, cuando aprovechó la Vuelta para ir haciendo repartos por toda la geografía española en una colaboración pionera “que por primera vez iba más allá del habitual logotipo de la empresa en el maillot”. El peso adicional de la caja llena de comida en la parte posterior de la bicicleta obligó al ciclista a redoblar sus esfuerzos, lo que explicaría que finalmente haya optado por centrarse en el reparto para seguir siendo competitivo. “Los chavales de ahora vienen pisando fuerte, o entrenas duro o te doblan las entregas en menos de dos semanas”, reconoce Contador.

No es el primer deportista de élite español que decide priorizar un trabajo poco remunerado pero flexible en detrimento de la competición: el pasado mes de julio, Fernando Alonso fichó por Uber y Rafa Nadal ha empezado a vender raquetas en Decathlon el primer sábado de cada mes.