¿Has montado un evento en casa y quieres que todo salga perfecto? ¿Te gustaría que los invitados salgan de tu casa felices por una velada maravillosa? Te damos una serie de consejos para llevarte una querella de Isabel Preysler por robarle las fiestas en honor al embajador.

1. No invites a nadie. Hay gente que no sabe comportarse en sociedad. Si nadie acude a tu fiesta, nadie te avergonzará. ¡Y tendrás que limpiar menos!


2. No vayas tú. Otra manera de no tener que lidiar con impresentables es no asistir a tu fiesta. Aprovecha y ve a criticar la fiesta de otra persona.


3. Contrata un animador. Como dijo el sabio, una fiesta sin risas es una fiesta perdida. Reserva algo de tu presupuesto para contratar a un profesional que cause carcajadas a tus invitados. Por ejemplo, un regidor de Ciudadanos.


4. Prohibida la entrada a los niños. Son ruidosos, gritan mucho y quieren ser el centro de atención.


5. Prohibida la entrada a los ancianos. Son ruidosos, gritan mucho y quieren ser el centro de atención.


6. Prohibida la entrada a simpatizantes de UPyD. Véanse puntos 4 y 5.


7. Sitúa la cama en el recibidor. Todo el mundo sabe que las chaquetas se deben dejar en la cama de matrimonio, creando una montaña de ropa. Deja la cama en el recibidor y facilita este trámite a tus invitados. Si hay muchos asistentes, contrata un sherpa para ayudar a los comensales a recuperar su chaqueta.


8. Fiesta temática. Una manera de dar un toque original a tus eventos sociales es organizar una fiesta temática. Las más socorridas, las fiestas hippies. Pide a tus invitados que no se duchen y dale un toque antisistema a tu cena. Otras ideas de fiestas temáticas: noche de terror, cena vegana u orgía desenfrenada.


9. Cuida la decoración. Los detalles ornamentales son muy importantes. Pon un bidón ardiendo en medio del comedor para dar ese toque urbanita que te caracteriza, o un espantapájaros y unos excrementos de vaca si buscas algo más rural.


10. Pon una tienda de souvenirs a la salida. Si el museo del botijo de Écija tiene tienda de regalos, ¿por qué tu casa no? Monta una paradita junto al ascensor y vende la comida que haya sobrado, a modo de recordatorio de tan magnífico acto social.

 

 

Patrocinado por Fripozo.
Estamos hechos para compartir.

 

Volver a la sección