Como cada año, miles de españoles siguen manteniendo la ilusión en su aniversario este siete de septiembre. “La misma mesita que los ha visto amarrar las manos por debajo cuida que el rincón de siempre permanezca reservado”, confirmaba esta mañana un portavoz de Protección Civil, advirtiendo de que “las flores de mayo poco a poco cederán a las patas de gallo”.

“Aunque la historia se acabó, hay algo vivo en este amor”, reconoce uno de los ciudadanos, empeñado en soplar. “Parece mentira que, después de tanto tiempo, rotos nuestros lazos, sigamos manteniendo la ilusión”, sentencia.

Conscientes de que hay llamas que ni con el mar, los españoles no saben si besarse en la cara o en los labios y se buscan con los ojos por si queda algo.