Parlament de Catalunya

«Hay mucho ruido y sólo ponen una canción, pero al menos cierra tarde»

★★★

Durante mi última visita a Barcelona mis amigos y yo quisimos ir a tomar una copa después de cenar. Seguimos a un grupo de borrachos y acabamos en el Parlament de Catalunya. En el interior había mucho ruido, malas pintas y cierta sensación de inseguridad. A pesar de la hostilidad y de que la única canción que sonaba era ‘Els Segadors’, lo acabamos pasando bastante bien y no nos fuimos hasta bien entrada la madrugada.

FRANCISCO QUIROGA


Baño de hombres Bar Nocturno Ramón

«Nunca me he sentido más orgullosa de ser mujer»

Acabé en el Bar nocturno Ramón tras salir con los compañeros de trabajo. Cuando acudí al servicio, me encontré con dos símbolos indescifrables en la puerta, así que entré en uno de ellos al azar. Lamentablemente, se trataba del baño de hombres. No es sólo el mal olor y los cinco centímetros de agua en el suelo, no es que las tapas de los inodoros estuvieran subidas, es que ni siquiera había tapas. Enseguida cerré la puerta y fui al baño de mujeres, pero gracias a esos cinco segundos ahora me siento orgullosa de no ser un hombre.

SARAY RIVAS


Mi cuenta de Hotmail

«Ideal para desconectar»

★★

Tras años sin entrar, decidí volver a visitar mi cuenta de Hotmail para ver si había recibido algo. Aunque me encontré con cientos de mensajes de publicidad y miles de premios ganados sin reclamar, pude darme cuenta de que el resto estaba exactamente igual que como lo dejé. No habían cambiado absolutamente nada. Fue como viajar al pasado. Navegué por mis carpetas como si el tiempo se detuviera. Nunca había desconectado tanto. Volveré, pero dentro de unos años.

VERÓNICA ESTRADA


Baño de mujeres Bar Nocturno Ramón

«El mejor error de mi vida»

★★★★

Tras un buen rato tratando de saber qué símbolo era el de hombre y qué símbolo era el de mujer en los baños de este bar nocturno, me decidí a probar suerte y me equivoqué. Sin duda este fue el mejor error de mi vida. Nunca había cagado en un baño público tan limpio. Había papel, jabón, tapas en los inodoros… Era como un trozo de cielo en medio de la noche barcelonesa. Si no fuera por el grupo de mujeres que me increpaba mientras hacía mis necesidades, le habría dado las cinco estrellas.

JORGE QUINTANILLA


Aerobús Barcelona

«Empiezo a creer que no va a despegar nunca»

★★

(Traducción automática) Yo trata de regresar a mi país por tanto decide contratar los servicios del Aerobús Barcelona. Yo impresionada por nueva tecnología desconocida en mi país. El precio bastante asequible. Me sorprendiendo el diseño vintage de tal característica nave. Lamentablemente, llevo aquí casi una hora y todavía no ha despegado. Yo empieza a creer que nunca tomaremos aire y que tardaré meses en llegar a mi hogar ciudad. Próximo tiempo utilizaré avión de toda la vida.

BRENDA WALSH

El Mundo Today publica cada viernes en la revista OnBarcelona de El Periódico una selección de las reseñas que la capital catalana recibe en internet.