Celebres un cumpleaños, un logro o que te acaba de dejar tu pareja, son muchos los detalles que hay que tener en cuenta para que una fiesta en casa sea un éxito. Pero lo más importante de todo es que no invites a tus auténticos amigos. Estos son los que no deben faltar:

El que no encuentra la casa

Al principio puede resultar molesto que una persona te llame cada cinco minutos para pedirte indicaciones mientras ultimas todos los preparativos de la fiesta. Pero una vez que la fiesta ha empezado y nadie habla, tener a ese amigo dando vueltas por tu barrio totalmente perdido es perfecto para romper el hielo. Todos podréis hablar del que no encuentra la casa y así poco a poco empezaréis a animar la fiesta.


El descalzo

Este amigo ya estuvo una vez en tu casa y por tanto se comporta como si la casa fuera suya. No se descalza por respeto, lo hace por comodidad. Normalmente no te darás cuenta de que se ha descalzado hasta bien empezada la fiesta, cuando ya es demasiado tarde para pedirle que se calce, pues todos los demás probablemente a estas alturas ya le hayan imitado y el único en tu casa que lleve zapatos puestos seas tú.


Marta

Marta es fantástica y tiene que estar. Ojalá venga. Jo, ojalá venga. Seguro que no viene. ¿Le puedes decir tú que venga? A mí me da corte.


El que tiene intolerancias alimenticias y no puede comer absolutamente nada de lo que has preparado

Entendemos que es molesto estar toda la tarde cocinando y toda la semana preguntando en el grupo de WhatsApp que has creado qué quieren comer tus invitados para que, el día de la fiesta, uno salte con que tiene intolerancias. Pero gracias a él tu fiesta tendrá ritmo, pues explicará una y otra vez sus intolerancias a los demás. Y gracias a él, también te sentirás afortunado de poder comer todo lo que comes. ¿Agua? No, gracias, sólo bebe agua embotellada.


El runner

Nadie ameniza mejor una fiesta en casa que tu amigo el runner hablando de sus tiempos, de sus kilómetros y de su reloj que calcula sus tiempos y sus kilómetros. Da igual que te pierdas su explicación sobre sus sensaciones en su último medio maratón, en cinco minutos empezará a explicarlo de nuevo. A las dos horas probablemente se ponga a dar vueltas sobre sí mismo para “entrenar”.


El que mantiene su amistad con tu ex

A pesar de que sois amigos desde los tres años y con tu ex llevabas sólo uno, él es de los que no toma parte en situaciones de pareja y mantiene la amistad con los dos independientemente de lo que haya pasado. Al principio su presencia será un poco incómoda para todos, pero a medida que empieces a beber y ya nada te importe, podrás hacerle preguntas sobre tu ex y suplicarle que te ayude a recuperarla.


El juguetón

No importa que esté cerca de los 40, este amigo necesita jugar para divertirse. Las conversaciones le aburren. Para socializar necesita competir, ya sea describiendo títulos de películas mediante gestos o mostrando sus conocimientos en una partida de Trivial. Para beber también necesita el aliciente del juego, si no se juega a un juego de beber, su vaso permanecerá lleno durante toda la fiesta. Normalmente es al que le acaba cayendo la bebida en tu alfombra, pero sin él tu fiesta se limitaría a mostrar las fotos de tu último viaje con tu ex.


El amigo que habla gritando todo el tiempo porque tiene abejas en los oídos

¡Ugh! Qué molesto es. Además, sólo habla de que tiene abejas en los oídos. Pero, en fin, es tu amigo, es mejor que le invites.


El amigo que no conoces

Nadie lo conoce, nunca lo habías visto antes y no te avisaron de que venía, pero ahí está, comiendo los bocadillos que has preparado, sentado en una de las limitadas sillas que tienes en casa y obligándote a ti a estar de pie. Todos creen que es amigo de otro, así que nadie le pregunta quién es. Siempre acaba animando la fiesta al final cuando imita tu forma de hablar, adopta tu nombre y se hace pasar por ti para robarte la vida. ¡Jaja! ¡Fiesta!


Don Draper

¿Has visto Mad Men? Ojalá venga Don Draper, es el ejecutivo de cuentas de una agencia importante de publicidad y es el protagonista de la serie. Es elegante y tiene buena conversación. Dará clase a tu reunión de amigos.


El que vota a otro partido político y lo lleva en silencio

Suele ser una persona silenciosa que muestra su profundo desacuerdo con los argumentos políticos generales de la cena esbozando una tímida y cordial sonrisa. Comerá poco y se irá rápido farfullando cosas sobre políticas económicas.

 

Patrocinado por Fripozo.
Estamos hechos para compartir.

 

Volver a la sección