El grupo de hackers OurMine, responsable del ciberataque que afectó a la plataforma HBO a principios de este mes y provocó que se filtraran ilegalmente capítulos de Juego de Tronos, amenaza ahora con encargarse de que Jon Snow reciba personalmente, a través de un cuervo, un mensaje con todos los detalles sobre los planes de Cersei que aparecen en episodios aún no emitidos. El envío de esta información clave que alteraría toda la serie sólo se podrá evitar si HBO paga los 250.000 dólares que reclaman los cibercriminales.

“La intervención ilegal de los hackers daría a Snow y a la Madre de Dragones una ventaja ilegítima que les haría ganar la guerra en pocos días, sin apenas conflicto, y saliéndose totalmente de las tramas que se escribieron y se rodaron”, reconoce el equipo de HBO, que no oculta su preocupación por estos “pequeños pájaros cibercriminales” que pueden hacer tambalear toda la serie con sus susurros.

Aunque los responsables de la serie no dudan de la integridad de Snow, saben que éste utilizaría la información obtenida de forma ilegal para proteger a los suyos. “Cuando lea las sinopsis en el mensaje del cuervo, será incapaz de sacárselas de la cabeza e ignorarlas, no se le podría culpar”, admiten los productores.

Los guionistas ya tuvieron que actuar cuando otro de los personajes, Brandon Stark, empezó a ver “spoilers” de la serie y a obtener imágenes que aún no se habían rodado. “Se le hizo firmar un contrato de confidencialidad y las visiones que ya había tenido se integraron en la trama”, explican los productores. Esta vez, sin embargo, no será posible evitar una catástrofe si Snow logra adelantarse a los Lannister con la ayuda de los hackers.

Aunque HBO se niega a confirmar o desmentir nada, ya hay rumores de que la plataforma acudirá al Banco de Hierro para financiar el rescate. Lord Plepler, director ejecutivo de la compañía, partirá en barco hacia Braavos esta misma tarde para buscar aliados y proteger la integridad de la serie de las amenazas de los salvajes de internet.