Y así, como pasa la vida en silencio, ora en alegría, ora en soledad, hemos llegado al final de la séptima temporada de Juego de Tronos. La verdad es que no ha durado nada y el verano ha pasado bastante rápido y ya estamos aquí de nuevo, golpeando con el pico en el rostro cubierto de billetes y oro de nuestros respectivos jefes. ¡Oh, ojalá el dragón rojo sin rostro pudiera librarnos de esta auténtica guerra que se libra en nuestro Westeros interior! ¿Dónde está el Enano Bueno cuando se le necesita? En fin, desaparece Juego de Tronos de nuestras vidas una vez más… ¿o quizá no? ¿O quizá tenemos Juego de Tronos en el interior de nuestra alma para siempre? ¿Puede que Juego de Tronos sea una suerte de SIDA de la emoción, el buen hacer y el entretenimiento sin paliativos que nos hemos contagiado a todos de buena voluntad? Supongo que nunca llegaremos a saberlo, aunque yo creo que sí. No lo sé, no lo sé.

En fin, la temporada ha durado muy poco: sólo siete capítulos. Eso sí, a rebosar de shpoilers. En concreto, en este último capítulo de la temporada ha habido muchísimos sphoilers (2 o 3 por minuto). Casi 80 minutos de sphoilers que nos han obligado a estar pegados al asiento, especialmente aquellos televidentes que tengan sofás de piel sintética y miren la serie sin camiseta y la emoción propia de HBO les haga sudar y se queden pegados al sofá y, al final del episodio, sofá-espectador-HBO sean todo un único ser.

Vamos con el último resumen. Como siempre decimos, repasamos los acontecimientos principales, frases y momentos señalados. Y, como siempre, una última advertencia obvia: esta entrada contiene shpoilers.

Inicios abruptosos

Cuando el espectador de HBO inicia la app de su servicio de esteraming, navega por joyas de la Edad de Oro de la Televisión y activa el último capítulo de Juego de Tronos, lo primero que ve es una escena con un suspense nunca antes visto. Hablamos de un pasaje larguísimo que mantiene al espectador con el corazón en los puños y mordiéndose los carrillos. La escena es de una simpleza notable y aún así es efectiva. Sólo aparece una palabra: “Conectando”. Y junto a las letras, un símbolo de carga dando vueltas.

La escena es de tal intensidad que muchos espectadores son incapaces de quedarse sentados en el sofá sin levantarse a reiniciar el router.

Tras este primer susto, aparecen los créditos de Juego de Tronos, que cada vez son más largos y explícitos. Suena la música así “pim pim, piririm, pim, piririiii”. ¿Y qué se ve? El mapa de Westeros, con metáforas muy potentes de ruedecillas y engranajes que representan los potentes conflictos que tienen los personajes entre sí. Pero en esta ocasión la HBO ha ido más allá y lo que se ve es un plano de los guiones del capítulo. Frases inconclusas pero bastante descriptivas como “EXT. DÍA. Danieressy, Luis, y Sir Mamouth hablan a gritos…” y el espectador entrenado ya sabe qué va a ocurrir en el capítulo y aún así lo ve porque la HBO está por encima de los shpoilers y es como si dijera “Aquí estoy yo, con toda mi franqueza, y aún así vas a amarme”.

Reunión de escalera

Tras estas primeras secuencias, Juego de Tronos al fin reúne a sus personajes más importantes en un teatro ruinoso de España que el año que viene se llenará de turistas fans. La familia Lannistérido se reúne al fin con Danieressy, la gitanita guapa de los dragones locos, con Luis de Andamios Luis, con Enano Bueno, con la chica Jake McBoyMan Chicarrón y con bastante más gente. Hablan muchísimo rato.

“Se hace tarde”, dice Cersia Lannistérido. Y lo hace hablando en nombre de millones de fans que opinan lo mismo y repiten desde sus casas “se hace tarde”.

“He instalado servicios a bordo, con vagón restaurante, zona de fumadores y prensa gratuita”, explica Danieressy refiriéndose a Bershka, uno de los dragones de su aerolínea Lowcost. Lo dice a modo de disculpa por su tardanza.

“Ahora veo que instalar zona de fumadores en un dragón no tiene mucho sentido pero me ha parecido una señal de elegancia y distinción”, añade para relajar el ambiente. ¡Pero es imposible de relajar! ¡Todo el mundo está con mucha tensión! ¡También los fans! ¡Oh, qué momento!

Enano Bueno Tyrion toma la palabra para, junto a Luis, de Andamios Luis, explicar el motivo de la reunión: quieren una tregua para luchar juntos contra el enemigo común, la muerte. Es el turno de mostrar a Cersei la prueba de que la muerte nos iguala a todos, independientemente del dinero, el nivel social o la cantidad de libros que hayas leído y disfrutado. Lógicamente, la reina flipa.

Luego cortan un cadáver en tres partes y se hacen un bocadillo y dicen “Como en España no se come en ningún sitio”.

El jurado vengador

En Invernalia tenemos a las hermanas Starkhio enfrentadas por culpa de Lord Peter Baleshori ‘Meñique Gordo’. Sonia comenta con él algunos asuntos con Luis, de Andamios Luis, y Meñique Gordo aprovecha para hacerle la mayéutica a la joven damisela, siempre en apuros, siempre insegura, siempre dispuesta a que un hombre le explique las cosas.

Ella escucha pacientemente y las chicas fans de Juego de Tronos se sienten algo decepcionadas con su sumisión al heteropatriarcado.

¡Pero no será por mucho tiempo! Más adelante, Sonia convoca a su hermana ante su presencia y la de su hermano Brandon, Meñique Gordo y miembros del equipo de figuración sin frase. La joven Starkhio parece acudir con el afán de saldar por fin sus diferencias con su hermana asesina.

Empieza Sonia: “Se os acusa de asesinato y se os acusa de traición. ¿Cómo os declaráis… (aquí hay una pausa dramática de 35 minutos que permite a la audiencia intercambiar opiniones vía redes sociales y extraer sus propias conclusiones) Lord Peter Baleshori ‘Meñique Gordo’?”. Y entonces la joven mira a Meñique Gordo y todo el mundo aplaude aliviado al comprobar que la joven sólo se ha hecho la mujer sumisa en beneficio de la dramaturgia.

“Estoy plenamente empoderada”, dice Sonia. Bien por ella, se nota que ha estado leyendo textos dispuestos a romper prejuicios.

Y al fin despedimos a Lord Meñique Gordo, que muere desangrado entre estertores y manchando una moqueta. Lástima que aparezca un auxiliar de producción a media escena intentando poner unos plásticos para proteger el atrezzo. Personalmente, creo que HBO no debería permitirse este tipo de gazapos… ¿O será el auxiliar de producción un nuevo personaje en la última y finale temporada? ¿Podría ser el auxiliar de producción un descendiente de los Targaemón, la familia legítima heredera al trono de hierro?

Tendría todo el sentido y sería un golpe sobre la mesa de parte del departamento de producción, que ha estado trabajando por Juego de Tronos desde la sombra sin mostrar orgullo en ningún momento. No olvidemos, eso sí, que la serie la escriben los guionistas. Cuidado.

Muertes frente a la Samsung

Esta serie no es nada sin las muertes repentinas. En este capítulo han muerto tres millones de personas, todos espectadores de la serie. Así ocurrió también en mi casa. Estábamos viendo la escena en la que Gordito Jenkins explica el árbol genealógico de todos los personajes y algunos consejos para presentar los impuestos trimestrales cuando mi esposa empezó a toser sangre. Nos miramos y supimos exactamente qué estaba ocurriendo, Juego de Tronos había decidido prescindir de ella.

Tanto mejor, creo que su ausencia hará que la siguiente temporada sea mucho más interesante porque mi personaje (yo mismo, Kike García, el autor de estas líneas) se volverá muchísimo más complejo y la serie mejorará.

Luis, de Andamios Luis

Por último, queremos dejar un hueco para hablar de Luis, de Andamios Luis. Se habían dado ya algunos shpoilers sobre su linaje en anteriores capítulos pero en este al fin los shpoilers son explícitos y se verbalizan con lenguaje directo.

Gordito Jenkins, como decíamos, aparece bastante minutos en pantalla explicando genealogías y gráficos que ayudan a entender la serie y el origen de Luis, de Andamios Luis. “Este es el hijo de Carmen Rigalt, que usted conoce y que está aquí, pero este otro es en realidad hijo de Asunta Targaryen, hermana a su vez de Bulbasaurien, lo que le convierte en el legítimo heredero de una gestoría que ahora lleva un primo suyo, pero no sé si Luis estará interesado en llevar una gestoría porque se ha dedicado toda su vida a los andamios, por eso digo, que no sé, es todo bastante complejo pero paralelamente, quiera él o no, deberá hacerse cargo de algunos de estos asuntos, habida cuenta de que al tener una relación consanguínea con esta familia lejana él ya no es Luis, de Andamios Luis, sorprendentemente”, explica Gordito Jenkins.

“No me cuente usted nada, si yo eso ya se lo vengo diciendo desde hace tiempo, pero él no escucha. En fin…, los chicos de hoy, ¿más té?”, le responde Brandon, el niño inquietante de cejas abundantes.

“Sí, gracias, muy amable. Pues efectivamente, como decíamos, Luis no sólo no pertenece a Andamios Luis sino que no es un bastardo. He de decir, sin embargo, que eso ya se intuye nada más conocerle porque sus ojos respiran bondad y generosidad a raudales abundantes. Lo que pasa es que primero tiene que creérselo él. ¿Dos terrones, tendría? Él, como es de natural modesto, tardará en creerse esta información que yo le traigo, pero en algún momento deberá asumirla”, insiste Gordito Jenkins.

Luego la cámara se aparta y hace una panorámica hacia el techo dándole a entender que su escena ha acabado pero Gordito Jenkins sigue hablando y dando una información muy valiosa que los fans supimos apreciar. “Tiene una familia, tiene un lugar al que pertenece, pero si él prefiere ir por ahí haciendo remiendos poco puede hacerse… he traído unos papeles que lo dejan todo claro y deberíamos enviárselos…”, sigue diciendo el gordo, cuya función no es otra que aportar información. Es como si los guionistas hablaran por su boca.

Al final, la única manera que tiene la HBO de hacer callar a Gordito Jenkins es poner unas cintas con flashbacks grabados y ahí el gordo se decide a callarse definitivamente, aunque en parte es porque le costaba respirar.

El capítulo acaba con un incesto.

Volveremos la temporada que viene, con el conjunto de capítulos que darán por finalizados todos los shpoilers de la serie. ¡Hasta 2023!

Observaciones

  • El episodio de esta semana arranca con una música que hace aaaaaauuuuuuuummmmppfff, aaaaaaauuuuuummmpfffff bastante buena tipo Christopher Nolan. Es la manera que tiene de HBO de avisar al público de la calidad misma de la serie y decir ‘Aquí estoy yo’.
  • ¿Ese teatro es el de Mérida? Los papás estuvieron este verano pero no enviaron fotos.
  • “Ando de vacaciones desde hace un par de días, en un hotel cerca de la playa. Iba todo bien hasta que han comenzado a suceder cosas raras”. Con esta frase introduce la HBO a un personaje nuevo que se limita a estar sentado en un trono y enviando mensajes a Twitter. Los espectadores reciben los mensajes en directo y la cadena se ahorra muchos costes de producción.
  • Qué mirada atrevida y animosa la de La Montaña. Su pierna derecha, resuelta y vigorosa, delante de su izquierda. Si mis ojos no me engañan, una de las muchachas caerá rendida a sus pies. Veamos, Montaña hermosa, qué regalos has recibido del árbol navideño de la vida.
  • Dragón de hielo +15.000 a daño permanente, +45 de daño de asedio, +45 de velocidad. Consume mucho maná.
  • “Teníamos una casa preciosa y ahora sólo está habitada por fantasmas y malos recuerdos. A veces me siento en la cocina, a solas, y lloro durante horas. Es reconfortante, ¿sabes? Después de llorar tengo algunos minutos, no muchos, de paz”. ¡Guau!

En capítulos anteriores:

“Juego de Tronos” 7×01: Escándalo en Villaescamas
“Juego de Tronos” 7×02: Bajo la tormenta de spoilers
“Juego de Tronos” 7×03: Capítulo bastante bueno
“Juego de Tronos” 7×04: Botín de guerra
“Juego de Tronos” 7×05: Consejos en la lumbre
“Juego de Tronos” 7×06: Gli occhi divertente