Sufrir estreñimiento ocasional en nuestros viajes es algo relativamente normal. Puedes seguir estos consejos para tratar de hacerle frente:

  • Mantén la calma repasando en todo momento cuántas comidas, con todos sus ingredientes, se han acumulado en tu interior desde la última vez que fuiste al baño.
  • Decora el lavabo del hotel como si fuera el de tu casa, colocando vello púbico en los desagües y engañando a tu cuerpo para que recupere su rutina.
  • Báñate en la piscina infantil y ve dando sorbitos cortos.
  • Recurre a la química: productos como el popper pueden facilitar la salida de la hez.
  • Pide a alguien que te tire del dedo muy fuerte. En lugar de un pedo, el cuerpo procederá a expulsar excrementos.
  • Prueba a desayunar el siguiente zumo detox: vierte café en un cuenco. Añade un cigarro. Batir.
  • Crea una cuenta de Instagram donde poner fotos de tus deposiciones. La presión social por que publiques más te hará ir más suelto.
  • Bebe siempre agua del grifo, especialmente si viajas al extranjero. Intenta evitar las bebidas precintadas.
  • Haz caca antes de salir de casa para no tener que hacerlo durante los 20 días restantes.
  • Cuando finalmente el estreñimiento llegue a su fin procura estar en sitios donde no sea cómodo ir al baño, como trenes, aviones, mercadillos, paseos por la montaña…

Volver a la sección