Se calcula que un 30% de los trabajadores sufre o va a sufrir depresión postvacacional durante las próximas semanas en España. Aquí tienes algunos consejos para superar la inmensa tristeza en la que vas a hundirte:

  • Unos días antes de reincorporarte al trabajo, acostumbra a tu cuerpo madrugando, cogiendo el metro, presentándote en la oficina y trabajando ocho horas.
  • Si trabajas en una oficina, reserva para ti solo una sala de reuniones donde puedas llorar tranquilamente.
  • Intenta practicar las aficiones que has desarrollado durante el verano (el skydiving, el rafting, los paseos a caballo, nadar entre delfines) siempre que tengas un rato muerto en la oficina.
  • De vez en cuando regálate escapadas de fin de semana que no te puedes permitir.
  • Guárdate en el móvil una foto de tus vacaciones donde se te vea lozano y feliz y mírala cada cinco minutos para recordarte qué tipo de persona eres en realidad.
  • Desconecta y pierde el tiempo leyendo artículos como este cada cinco minutos.
  • Recuerda que en unos años, cuando tu trabajo ya haya consumido toda tu voluntad y sea la única actividad de tu vida que te recuerda que eres útil, podrás jubilarte y no volver a trabajar nunca más.
  • Habla siempre que puedas con tu nuevo mejor amigo y alma gemela: Thaksin, el guía con el que compartiste momentos mágicos en el templo tailandés y que seguro que te recordará toda su vida.
  • No te cargues de trabajo el primer día, hazlo poquito a poco y déjalo todo para el próximo 29 de julio.