Con la intención de olvidarse completamente del trabajo y de sus jefes, el párroco Juan Toledo, de 57 años, ha decidido que pasará sus vacaciones desconectando del catolicismo en el hinduismo. “Va a ser refrescante abrazar otra fe durante un tiempo”, ha explicado este cura madrileño asegurando que unas vacaciones alejado de sus creencias le permitirán volver en septiembre con una devoción renovada por Cristo, el hijo de Dios.

“Estoy deseando apartarme de Dios unos días y creer en otro dogma”, reconoce este miembro de la Iglesia, prometiendo que, si se le aparece Cristo o la Virgen María durante el viaje, no hará ningún caso porque necesita olvidarse de su fe durante un mes.

“Fíjate lo que pone aquí: ‘Ciclos sucesivos de creación y destrucción’. Suena divertidísimo, ¿verdad? Estoy deseando hacerme hinduista y descansar, creo que lo necesito”, reitera el cura leyendo una guía que ha comprado.

“El dios importante parece que se llama Brahmán, pues estoy deseando tener una epifanía y creer en esto ahora”, dice.

El padre Toledo ha informado que en sus preparativos para pasar un mes en el hinduismo se va a llevar una Biblia, aunque luego nunca la lee, y una botella de agua bendita católica porque teme que la de otras religiones puedan darle diarrea sin tener el cuerpo acostumbrado.