Asegurando que Carles Puigdemont y Oriol Junqueras hablan “en clave” siempre que comparecen ante los medios, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha acusado hoy a los catalanes de utilizar su idioma para conspirar contra el Gobierno de España y usar palabras que los españoles no comprenden como “CUP”, “conseller” o “referéndum”.

“Ayer los dirigentes catalanes volvieron a comparecer y a decir cosas en catalán que, por el revuelo generado, deben de ser importantes y nos tememos que puedan estar relacionadas con un posible proyecto secesionista”, explicó Sáenz de Santamaría, insistiendo en que, si los catalanes usan otro idioma, es sólo para ocultar información al resto de españoles “y maquinar en su contra”.

Al Gobierno le está resultando muy complicado probar cualquier tipo de actividad ilegal por parte de los partidos catalanes porque éstos usan un lenguaje encriptado e ininteligible para la maquinaria del Estado, explican desde vicepresidencia. “Siempre que los catalanes hablan en catalán es para hablar mal de Mariano Rajoy y de los españoles”, ha asegurado Soraya Sáenz de Santamaría en una rueda de prensa esta mañana.

“Nadie sabe a ciencia cierta de qué están hablando pero es posible que planeen algo a gran escala, no sabemos todavía el qué”, ha asegurado la vicepresidenta, sospechando que “referéndum” podría hacer referencia a “algún tipo de robot gigante”.

“Están usando la ventaja idiomática para conspirar, sin darnos oportunidad de adelantarnos a sus movimientos, lo que es terriblemente injusto y abusivo”, ha insistido la vicepresidenta, rogando a los catalanes que usen el español para poner sobre la mesa sus planes de independencia “si es eso de lo que están hablando todo el tiempo, porque no tenemos herramientas para saberlo”.

A última hora, desde la Generalitat de Catalunya se ha emitido un comunicado recordando al Gobierno de España que “no hace falta pensar mal” y que en lo único que está trabajando el Govern es en la instalación de una piscina “que no sabemos dónde poner”.