El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha comparecido esta mañana en el Parlament de Cataluña para comunicar los últimos cambios realizados en su Ejecutivo. Unos cambios que han consistido en apartar del Govern a los consejeros más escépticos con el referéndum del uno de octubre. En su lugar, Puigdemont ha nombrado al asistente de Apple, Siri, “consellera d’organització” del acto del 1-O.

“Siri, convoca un referéndum para la independencia de Cataluña el uno de octubre”, ha pedido Puigdemont mostrando su teléfono a todos los presentes. “De acuerdo, lo añado al calendario”, ha respondido la nueva consellera con voz decidida y sin ápice de duda. “Venga, pues ya está”, ha concluido el president entre los aplausos en bloque de todo el Parlament.

La solución inesperada de Puigdemont libra así a los miembros de su gobierno de una posible inhabilitación o pérdida de patrimonio personal, depositando toda la responsabilidad del proceso en un algoritmo con funciones meramente ejecutivas. “Está apuntado en el calendario, esto es ya irreversible”, ha sentenciado Puigdemont, mostrando a las cámaras la anotación “Convoca un referéndum para la independencia de Cataluña” en su iPhone. El calendario se sincronizará en las próximas horas con los del resto de la ciudadanía.

Según fuentes del Ministerio de Defensa, la ministra María Dolores de Cospedal habría respondido a la maniobra de Puigdemont usando su propio móvil para ordenarle a Siri que mande los tanques a Cataluña. “Lo siento, no te he entendido”, habría contestado el asistente de voz.