La firma irlandesa Primark ha anunciado hoy que rebajará un 10% el precio de todos sus productos que contengan criseno, un hidrocarburo que se utiliza para la producción de tintas y que puede ser muy peligroso para el ser humano. La empresa, que ha reaccionado inmediatamente tras descubrirse la presencia de este elemento potencialmente cancerígeno, dará respuesta a los consumidores que ya adquirieron chanclas con criseno, ofreciéndoles el reembolso del 10% del importe que abonaron por ellas.

La inesperada rebaja ha llenado los establecimientos de la marca de clientes que no quieren desaprovechar la oportunidad. “Seguro que no fabricarán más productos cancerígenos rebajados, es ahora o nunca”, comentaba un cliente haciendo cola a las puertas del Primark de Gran Vía, en Madrid.

Sobre los riesgos del criseno, los compradores lo tienen claro: “Mientras la Seguridad Social cubra la quimioterapia pero no las sandalias, me interesa”, argumenta otra consumidora con varios pares de chanclas en su haber. “Ya sé que son cancerígenas, pero no me las voy a comer ni nada. Si hay gente que se las come y pilla un cáncer, pues haber leído las instrucciones antes, la marca no tiene la culpa”, asegura.

“Tendrían que sacar una línea de ropa cancerígena a mitad de precio para los que ya tenemos sandalias”, sugería otro cliente que no ha podido aprovechar la repentina oferta comercial.