Pau Gasol, el segundo español en jugar en la NBA, ha admitido hoy en rueda de prensa que es negro. El baloncestista confirma así los rumores que atribuían sus dotes en la cancha a sus supuestos genes africanos. “Al oeste en Sant Boi crecía y vivía sin hacer mucho caso a la policía. Jugaba al basket sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado”, ha declarado Gasol.

“Cierto día, jugando al basket con amigos, unos tipos del barrio me metieron en un lío”, reconoce el deportista. Este incidente habría propiciado su fichaje por los Memphis Grizzlies y el abandono del barrio donde creció junto a otros afrocatalanes. Una decisión alentada por su madre, quien “me dio la maleta y el billete de avión, y entonces me di cuenta de la grave situación”, en palabras del pívot de los San Antonio Spurs.

Aunque la prensa deportiva da por hecho ahora que su hermano Marc es también afrocatalán, Pau no ha querido mojarse. “Marc es mi hermano, es un hermano”, ha explicado, dando a entender que las sospechas son ciertas pero sin llegar a confirmarlo explícitamente.

“Por Dios, no está nada mal. Zumo de naranja en una copa de champán”, ha concluido Gasol, admitiendo así que su trayectoria y su condición de afrocatalán han hecho posible una brillante carrera deportiva alejada de los suburbios de la ciudad condal.