Diciendo “Miraos esto!!”, Roberto Sanchís, de 55 años, envió un enlace en WhatsApp de más de diez líneas que llegó a cubrir toda la pantalla de la conversación, eclipsando incluso las felicitaciones por el cumpleaños de la tía Charo, según han informado fuentes del grupo de chat de una familia de Gijón. “El mensaje no forma parte de la conversación sino que simplemente ha aparecido ahí, ocupándolo todo”, explica uno de los miembros del grupo, que teme que el mensaje pueda ser un virus.

Tras una hora sin recibir respuesta, Sanchís preguntó a sus familiares si habían visto lo que había pasado porque era, según sus palabras, “buenísimo”. Fue entonces cuando Máximo Segura, uno de sus sobrinos, decidió aventurarse a pulsar en el extraño código. “Lleva a un gif viejísimo que tarda en cargarse y hay que darle al play, ¿qué clase de gif tiene un botón de play?”, reportó el explorador al resto de familiares, alertando para que nadie más pulsara en el enlace porque el viaje no merecía la pena.

Todavía nadie en el grupo sabe cómo este padre de familia pudo convertir un gif de dos segundos en más de diez líneas de enlace. Fuentes cercanas a la familia apuntan que el chat se ha mantenido en silencio durante todo el día hasta que la esposa de Sanchís ha alertado de que WhatsApp empezará a ser de pago a no ser que se siga una serie de instrucciones.

“No sé de dónde ha sacado esta información, me extraña que WhatsApp se lo haya contado a ella directamente, no sabe inglés ni nada”, comenta extrañada la tía Charo.