Después del masivo apoyo por parte del Gobierno de España al plebiscito contra el Ejecutivo de Nicolás Maduro, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha anunciado esta mañana que el referéndum por la independencia de Cataluña del uno de octubre se celebrará en Venezuela. De esta manera, millones de catalanes tendrán que viajar a este país para votar si quieren que su comunidad sea un país independiente de España.

“Entendemos que, llevando las urnas a Venezuela, el Gobierno del Partido Popular apoyará y respaldará los resultados obtenidos”, aseguró ayer Oriol Junqueras a la salida del hemiciclo. “Al final lo que les molestaba era que lo hiciéramos aquí”, agregó.

El Gobierno de España se ha comprometido a apoyar la votación “en la medida en que los catalanes que voten sean personas con la nacionalidad venezolana, opositores al régimen dictatorial de Maduro y entiendan que Cataluña es lo que nosotros llamamos Venezuela”.

Tras conocerse la noticia, los líderes de Podemos y de Izquierda Unida, que hasta ahora apoyaban el derecho a decidir, se han mostrado en contra del referéndum al considerar que es ilegal y anticonstitucional.