Buscando mayor autonomía y menor emisión de gases contaminantes, cada vez más conductores españoles deciden dejar los vehículos a motor y eligen otras opciones para moverse por el territorio nacional, especialmente durante el verano. Según el último informe de la DGT (Dirección General de Tráfico) la colchoneta hinchable ya es el método de transporte más utilizado, seguido muy de cerca por las barcas a pedales con tobogán.

Los usuarios de este tipo de embarcaciones también son los más satisfechos. “Puedo ir en ella todo taja o quedarme sopa, que nadie me multa”, afirma Jonathan Cabanas, propietario de una colchoneta. “Consume menos, no hace ruido y no necesitas seguro para circular”, añade orgulloso. Empresas como Uber o Cabify no han tardado en ofrecer servicio de colchoneta con chófer y suplemento de manguitos para los más pequeños.

Aunque esta manera de viajar es más lenta que los métodos de transporte tradicionales, se han documentado casos de personas que llegaron a Formentera en colchoneta tras empezar a flotar en la costa de Denia. En ciudades del interior como Madrid, también es habitual ver a gente circulando en ellas moviéndose por el centro saltando de piscina a piscina. “Es un espectáculo precioso. Son como salmones saltando de un lado a otro hasta llegar a su destino”, explica un comerciante de la capital.

Según un estudio del Instituto Nacional de Estadística (INE), a día de hoy el 80% de la población española son cabezas sobresaliendo de la arena. Fuentes del Gobierno también han confirmado que dos de cada tres españoles no llevan camiseta en estos momentos.