Susurrando con toda la delicadeza del mundo “Eh, eh, cariño, despierta”, el Estado ha empezado a despertar suavemente a los funcionarios para avisarles del inicio de sus vacaciones, según han informado fuentes cercanas a la Administración.

“Es importante despertarles gradualmente para que no se asusten, pero sería una pena que se perdieran las vacaciones por haberse quedado durmiendo”, explica un trabajador temporal de la Administración que ha sido contratado para despertar al resto de funcionarios. “La verdad es que, cuando los ves durmiendo en la oficina, te los comerías y sabe mal despertarlos”, explica. Algunos de los trabajadores se despiertan muy desorientado y necesitan bajar al bar a tomar un café y rellenar unos sudokus durante unas horas para recuperarse plenamente.

Una vez finalizado el período vacacional, los funcionarios, doblemente descansados y con más energía, podrán volver a su lugar habitual de descanso en septiembre.