El Escondido Café

«Discoteca con clase y una gran atención al cliente»

★★★★★

Me habían hablado maravillas de este local, así que me animé a probarlo. El problema es que está tan escondido que todavía no he conseguido encontrarlo. De momento, la experiencia de buscarlo me está resultando muy satisfactoria, pero empiezo a tener hambre y sed. Por favor, si alguien conoce la ubicación exacta que me avise, necesito usar urgentemente el baño.

ALBERT DIANA


Centro psiquiátrico Locasa

«¡Sacadme de aquí!»

Me desperté aquí un día y desde entonces no han dejado que me vaya. Menuda vergüenza. Las camas son incómodas y las cuerdas con las que me atan a ellas están demasiado apretadas. Mis compañeros están todos locos, ni lanzándoles excrementos consigo que me dejen en paz. La comida, aunque rica, me la tiran al suelo a través de la reja de mi celda. Si consigo escapar, no volveré a menos que me traigan a rastras.

CAROLINA GUITART


Zona azul

«Estoy pagando por un charco»

★★

Aparqué mi Volkswagen Polo en la zona azul para ir a una reunión de negocios. Cuando fui a buscarlo ya no estaba, en su sitio había un enorme charco. No han quedado ni las llaves, que sin darme cuenta había dejado dentro. Es una vergüenza que pagues por aparcar un coche y dejen que se derrita por el calor, la próxima vez me compraré un Citroën Cactus, que al menos aguantará las altas temperaturas.

FRANCISCO MOYA


Biblioteca de Catalunya

«Al coger un libro se abrió la pared y apareció una habitación secreta»

★★★

Acudí a esta biblioteca para leer un poco y distraerme. Lamentablemente, cuando fui a coger un libro de la estantería, este activó un mecanismo que hizo que se abriera una pared y apareciese una habitación secreta. Cuando intenté avisar a los demás de mi hallazgo, me mandaron callar. Insistí durante un rato, pero no dejaron de pedir silencio. Por los nervios me caí en la habitación secreta y me fracturé una pierna. Al pedir socorro me siguieron gritando para que me callase mientras me echaban miradas recriminatorias.

PAU ESTRADA


Terraza Hotel Pau Claris

«Yo solamente quiere volver a mi hogar»

★★

(Traducción automática) Yo voy a terraza del hotel Paul Claris por disfrutar de las vistas urbanas y olvidar mis malas experiencias en Barcelona. Mientras expecto al camarero yo acerca a la cornisa para efectuarme un selfie. En ese momento cada uno allí presente comienza a agarrarme. Fue insano. Yo me esfuerza por hacer mi selfie mientras locos me tiran hacia dentro gritando «no saltes por favor, sabemos que estás teniendo malas experiencias en Barcelona pero no vale la pena suicidarse». Yo ni siquiera sabe qué eso significa. Los españoles mucho locos, me va sin poder sacar selfie. Otra terrible experiencia. Quiero volver a mi hogar tan pronto como posible.

BRENDA WALSH

El Mundo Today publica cada viernes en la revista OnBarcelona de El Periódico una selección de las reseñas que la capital catalana recibe en internet.