El actor Gregorio Antolín falleció hace un mes en el bar de Madrid en el que trabajaba desde hacía 15 años y sus compañeros del grupo de teatro “Actor’s Chamberí” han querido hacer realidad uno de los sueños de su colega: actuar en una obra de Shakespeare. Antolín hará de calavera en el famoso pasaje de Hamlet “Ser o no ser, he ahí la cuestión”.

“Era bastante regular como actor, siempre se quedó con las ganas de lucirse frente al público”, confirma Juan Sanz, el director de la pieza, que hasta ahora no había encontrado un personaje que Gregorio pudiera encarnar resultando convincente. Haciendo de cráneo de Yorick, sin embargo, el actor ya fallecido “lo clava” y además “aparece en un escenario sin sobreactuar por primera vez en su vida. Bueno, en su vida no”, precisa Sanz.

Sanz reconoce que “hubo que pulir un poco su interpretación”, pues la presencia de Gregorio “seguía recordando a la persona más que al personaje, pero fue cuestión de limar algunas cosas, admito que se dejó la piel”. El personaje es especialmente idóneo para él porque “siempre fue un calavera”.

El intérprete alternará los ensayos de Hamlet con su presencia en el bar en el que trabajó en vida, pues los dueños quieren que su calavera luzca al lado de las camisetas de Iron Maiden que cuelgan de las paredes del fondo del establecimiento.