Los Rolling Stones tuvieron que cancelar su concierto de ayer en el recinto T-Mobile Arena de Las Vegas, en Estados Unidos, después de que una fan tirase al suelo a Mick Jagger, de 73 años, al arrojarle las bragas, que golpearon al artista haciéndole perder el equilibrio. El grupo inglés ha informado a través de su página web de que el vocalista se encuentra “estable dentro de la gravedad” pero que los médicos le han aconsejado reposo para “alejarse lo máximo posible de la lencería femenina durante un tiempo”.

Los hechos se produjeron mientras el cantante interpretaba su éxito “Angie”. En ese momento la fan no pudo contenerse y, tras desprenderse de sus bragas, se las lanzó directamente al artista. “Al estar húmedas, las bragas adquirieron un peso que las piernas de Jagger no pudieron soportar”, informa la seguridad del recinto. “Aunque los demás miembros de la banda trataron de ayudarle, ninguno tenía la fuerza suficiente para levantar la prenda”, agregan.

El líder de la banda permaneció varios minutos tirado en el escenario confinado bajo las bragas y no pudo ser liberado hasta que intervino la seguridad del edificio. “Se vivieron momentos de enorme tensión”, reconoce un asistente al concierto. La fan que arrojó las bragas se mostró avergonzada, pero se defendió diciendo que “hace 30 años también se las lancé y no pasó nada”.

Los Rolling Stones ya han anunciado que no tienen miedo y que volverán a ofrecer un concierto en el mismo lugar cuando se recuperen del susto. Eso sí, han avisado de que se multiplicarán las medidas de seguridad para que ninguna mujer pueda acceder al recinto con bragas.