Diciendo que es la única manera de hacer “más grande América”, Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, reveló ayer un ambicioso plan que transformaría todo el ecosistema de la Antártida y la haría habitable y edificable para 2050. Se trata, de lejos, del proyecto más importante que ha anunciado el magnate desde su llegada a la Casa Blanca el pasado enero y que está, además, respaldado por la totalidad de la comunidad científica.

El gobierno estadounidense considera que es posible “reforestar y hacer apto para la edificación y la agricultura” el continente, actualmente un páramo de hielo prácticamente inhabitable. Se trata de un proyecto que hasta ahora ni un sólo gobierno se había atrevido a poner sobre la mesa por su envergadura pero que podría ser una realidad en cuatro o cinco décadas.

“PODEMOS HACERLO, NO PODEMOS CONFORMARNOS, HAY QUE ACTUAR Y HAY QUE HACERLO AHORA”, recalcó ayer Trump.

La decisión de Trump es un esfuerzo sin precedentes que trata de poner fin a una situación preocupante que impediría a las generaciones futuras habitar el Polo Sur. “SI SEGUIMOS CUMPLIENDO CON LOS ACUERDOS DE PARÍS, QUE CONSIDERO MUY PERJUDICIALES, LOS NIÑOS DEL FUTURO NO PODRÁN VIVIR EN LA ANTÁRTIDA Y DEBEMOS PENSAR EN ELLOS”, dijo el presidente americano al detallar su proyecto.

“HAY QUE PENSAR EN EL FUTURO”, insistió.

Miles de científicos de todo el mundo ratificaron rápidamente el proyecto, que no sólo consideran posible sino que creen que ya no tiene marcha atrás. “La idea no sólo es realista sino que podría culminarse antes de lo que el propio presidente planea”, explicaba un científico ayer en la CNN tras la comparecencia del presidente.

No contento con el plan para facilitar la vida en la Antártida, el proyecto de Trump también contempla la posibilidad de ampliar los océanos. “VAMOS A ELEVAR EL NIVEL DEL MAR, VA A SER FANTÁSTICO, FANTÁSTICO, SÓLO LOS AMERICANOS PUEDEN HACER ALGO ASÍ”, recalcó Trump en su comparecencia, que muchos analistas califican ya de histórica.