Huelva: en algunos pueblos de la región es habitual lanzar un gay del campanario.

Madrid: el Ayuntamiento ha modificado los semáforos para que estén lubricados, vibren y tengan estrías.

Asturias: se celebra un pequeño desfile en el que se termina escanciando semen para todo el mundo.

Murcia: el Ayuntamiento luce la bandera del arcoíris pero sin los colores lila, naranja, verde y azul porque se consideran malignos y generan miedo y desconfianza entre los murcianos.

Galicia: en Galicia no se hace desfile del orgullo gay porque, especialmente en los pueblos, no se tiene evidencia empírica de la existencia de homosexuales, aunque muchos aseguran que “haberlos haylos”.

San Sebastián: se instalarán muebles entre el público para los homosexuales que quieran ver el desfile sin salir del armario.

Motilla del Palancar: Rubén se masturbará ceremoniosamente y con todo el orgullo del mundo con el vídeo “First time anal for black teen” aprovechando que no habrá nadie en casa el viernes de las 17:30 a las 18:10.

Barcelona: este año se incluirá una carroza todoterreno con música country y una riñonera gigante para dar algo de protagonismo a las mujeres lesbianas. Al final del desfile, hay programados una serie de conciertos para los hombres homosexuales así como mesas redondas y conferencias sobre estudios de género para las mujeres homosexuales que podrán enfrascarse en complejos debates académicos hasta altas horas de la madrugada.

Bilbao: miles de personas que en absoluto son homosexuales planean beber de más y tener un desliz absolutamente inesperado con alguien del mismo sexo y que no debe volver a repetirse hasta el año que viene porque ha sido un error.

Valencia: suelen quemar a los gays al final, cuando ya termina la fiesta.

Teruel: todos los homosexuales que no existen celebran que no hay homosexuales.

Calatayud: los vecinos se confabulan para arreglar una cita incómoda entre los dos únicos gays del pueblo mientras todo el mundo mira de lejos entre risas esperando que salga bien.

Sevilla: miles de costaleros llevarán a gays en brazos.

Pamplona: cada madrugada, empezando mañana a las 6 y hasta el 2 de julio, docenas de gays corren libremente por las calles hasta desembocar en un armario donde los otros mozos los encierran.

Tenerife: jornada completamente normal en el que los ciudadanos visten con tangas y plumas como cada día.