Este domingo se juega la gran final de Roland Garros, un partido que promete pasar a la historia. Pero los precedentes no desmerecen. Ofrecemos un resumen de las finales que han convertido este torneo sobre tierra batida en uno de los referentes del tenis mundial.

Rafa Nadal – Roger Federer
La primera final de Roland Garros entre estos dos titanes de la pista tuvo lugar en 2006. Rafa Nadal obtenía su tercer Roland Garros a base de pasing shots liftados en un combate épico que duró más de cinco horas. La dureza del choque obligó a ambos tenistas a darlo todo: mientras Nadal terminaba el partido con dos dedos rotos de tanto darle a la pelota (había destrozado todas sus raquetas y el último set tuvo que jugarlo con las manos como si fuera un pelotari), Federer sudaba sangre por el esfuerzo inútil de intentar ganar a un Nadal inasequible al desaliento y que encima jugó en catalán cuando el reglamento aún no lo prohibía.

Rafa Nadal – Novak Djokovic
Partido legendario pero no exento de polémica: el árbitro dio varios puntos a Nadal que en realidad deberían haber sido para Djokovic. El motivo: el juez de silla no sabía pronunciar el nombre del jugador serbio. A lo largo del partido se refirió a él como “el chico ese”, “el del pelo tieso” y “el de la camiseta blanca”. En los últimos juegos, por pura comodidad, decidió conceder la mayor parte de los puntos a Rafa Nadal.

Rafa Nadal – Roger Federer
Segunda gran final entre Roger Federer y Rafa Nadal. En esta ocasión su rivalidad les hizo llegar más allá de los límites, no sólo deportivos sino humanos. Tras quince horas de partido, una contractura en la espalda obligó a Roger Federer a jugar el último set con la raqueta atada a la boca. Nadal, paralizado de cintura para abajo, contrarrestaba desde el fondo de la pista como podía, obligado a rodar como una croqueta cada vez que quería subir a la red. Mítico.

Rafa Nadal – Adolf Hitler
El dueño de Europa, el hombre que durante varios años fue considerado el rival a batir en todas las superficies (hierba, tierra, mar y aire), el todopoderoso Adolf Hitler, terminó sucumbiendo ante el tenista español en una final inolvidable. Adolf Hitler desplegó todo su arsenal, incluso trató de provocar a Nadal invadiendo Polonia, pero de nada le sirvió: Nadal terminó destrozando la superioridad de la raza aria a base de mates y golpes liftados. Hitler, de mal perder, se suicidió.

Rafa Nadal – Roger Federer
Tercera final de Roland Garros entre Federer y Nadal. La expectación era máxima. La gran pregunta: ¿Estarían ambos jugadores al nivel de los anteriores choques? Desde luego no decepcionaron: tras veintiséis horas de juego intenso, Roger Federer tuvo que ser operado a corazón abierto en el centro de la pista mientras Rafa Nadal trataba de encontrar su globo ocular derecho, que había salido volando después de recibir un contundente “ace” de Federer en todo el rostro. Las imágenes de Nadal levantando la ensaladera con la cuenca del ojo vacía ya forman parte de la historia del campeonato.

Rafa Nadal – El procés
Choque épico en el que Rafa Nadal se enfrentó solo a los sueños de independencia de todo un país. Los independentistas catalanes unieron sus manos para formar una cadena humana que respondiera desde el fondo de la pista a los trallazos que una y otra vez mandaba Nadal con su poderoso drive. Pero Rafa ni siquiera les dio opción a referéndum.

Rafa Nadal – Roger Federer
Federer llegaba muy presionado a esta cuarta final contra Nadal. Estaba claro que su bestia negra se venía arriba cuando le tocaba enfrentarse a él. “Es que me tiene enfilado” fueron las palabras del suizo días antes del esperado choque. Ese fue el motivo por el que Federer saltó a la pista disfrazado de Bob Esponja, convencido de que alguien tan bondadoso como Rafa Nadal sería incapaz de derrotar a un personaje infantil. Pese a que insistió durante todo el partido en que “Roger no ha podido venir y me ha mandado a mí”, Nadal no cayó en la trampa y terminó endosando a Roger Esponja un insoslayable 6-0, 6-1, 6-4.

Rafa Nadal – La Madre de Dragones
Choque épico en el que Daenerys Targaryen, la Khaleesi reina de dragones, hizo todo lo que estuvo en su mano para doblegar al manacorí. Pero Nadal, que se había impuesto a los Stark en semifinales y a los Lannister en cuartos, logró demostrar que ni con dragones podían con él: de esta forma no sólo lograba su octavo grand slam, además conseguía subirse al Trono de Hierro desde donde gobierna el mundo con justicia y sabiduría, con su tío Toni como Mano del Rey.

Rafa Nadal – Roger Federer (Bob Esponja)
Esta quinta final de Roland Garros entre Federer y Nadal tuvo lugar en la imaginación de un aficionado al tenis en octubre de 2016. Fue una final muy disputada que contó con la vigilante de la playa, Pamela Anderson, reconvertida en juez de silla, que dirigió el encuentro totalmente desnuda mientras lamía con la lengua dos pelotas de tenis.

Rafa Nadal – Godzilla
Primera ocasión en que Nadal se enfrentaba en Roland Garros a un reptil gigante y fue precisamente en una final. Godzilla, torpe y lento, arrasó la pista central dejando a su paso cientos de muertos y varios edificios en llamas. Trató de detener el juego de Nadal arrojándole coches. Por fortuna, Rafa, que tuvo problemas con la rodilla todo el partido, respondía a los coches voladores con raquetazos precisos que terminaron dándole la victoria ante la bestia atómica.

Rafa Nadal – Dios
Pocos jugadores pueden decir que juegan como Dios. Nadal lo hizo en una final de Roland Garros. En realidad jugó mejor que Dios, al que terminó derrotando por un contundente 6-0, 6-2, 6-0. Nadal hizo correr a Dios de un lado a otro de la pista en un partido en el que el Creador no tuvo ni la más mínima oportunidad. En la memoria de todos está el momento en que Dios, ciego de ira, rompía su raqueta contra la tierra batida.

Rafa Nadal – El pensador de Rodin
Choque épico entre Nadal y uno de los últimos franceses en alcanzar la final. Partido muy táctico, con jugadas calculadas que tuvo mucho de partida de ajedrez. La anécdota del encuentro: hubo que suspender el partido durante quince minutos porque una paloma había cagado sobre el Pensador de Rodin.

Rafa Nadal – Rafa Nadal
Probablemente la mejor final de Roland Garros de todos los tiempos. Un Rafa Nadal en plena forma se encontraba con Rafa Nadal que venía de ganar en el Open USA. Partido muy igualado, jugado de tú a tú, en el que finalmente Nadal se impuso a Nadal en un tie break inolvidable.