Este sábado el Real Madrid tiene la posibilidad de ganar su decimosegunda Champions League, antes conocida como Copa de Europa, antes llamada la Copa Julito. ¿Pero cuáles son los peligros que acechan al conjunto blanquialbino? ¿Dónde pueden estar los puntos débiles del equipo de Zinexin Zidane? A continuación los desgranamos uno a uno.

Terreno hostil

El primer problema al que deberá enfrentarse el Real Madrid está relacionado con el lugar designado por la UEFA para celebrar la final: el Milennium Stadium de Cardiff. Según Google Maps, Cardiff se encuentra en Wales. Todo parece muy inocente hasta que pasamos el nombre por el Google Translator. Es entonces cuando descubrimos que tras Wales se oculta la palabra… ballenas. El Real Madrid por tanto no sólo se puede topar con la dura defensa italiana sino además con una orca, la ballena asesina, enemiga mortal del albinismo.

Atentos a las señales

El Real Madrid debe tener mucho cuidado con las señales. Justo al entrar a Cardiff hay una flecha que resulta un tanto confusa: avisa que a la derecha se va hacia el estadio de fútbol. No hay que hacerle caso. Si los de Zinexin Zidane quieren llegar a tiempo al partido lo mejor es que vayan hacia la izquierda, luego todo de frente hasta que salgan a una calle ancha. Ahí sí, ahí deberán girar a la derecha y todo seguido hasta que se encuentren con la estatua del almirante Peakockwing. Deberán hacer la rotonda y coger la cuarta salida. Mucho cuidado aquí porque mucha gente confunde la cuarta salida con la tercera, y si se equivocan el autobús puede acabar de nuevo en la entrada del pueblo. Sorteada esta dificultad ya sólo queda seguir los carteles en los que pone Millenium Stadium. El estadio es una especie de huevo gigante que está lado de una farola. Muy importante: las orcas conducen por la izquierda. Cuidado con los accidentes.

Estado del estadio

Los vestuarios son una trampa mortal. En el Millenium Stadium no hay jacuzzi, lo cual para jugadores como Cristiano Ronaldo podría ser decisivo en su rendimiento sobre el terreno de juego. Pero es que además las duchas no tienen alfombrilla. Un resbalón inoportuno y se puede terminar el partido para más de uno. Y el agua caliente tarda en salir. Mucho. Es posible que eso obligue a algunos jugadores a saltar al campo sin ducharse o a hacerlo con agua fría. Cuidado con los constipados. Más de una final de la Champions se ha perdido por culpa de la gripe.

El rival

Los albiblancos cometerían un error si se dejasen engañar por el nombre del equipo equipo contrario: la Juventus de Turín. Una vez más el Google Translator nos da la clave: Juventus significa “infantil”. Está claro que los italianos pretenden hacer creer al Real Madrid que van a jugar contra un grupo niños. Y los supuestos Juventus no son tan jóvenes. Algunos tienen el culo pelado. Otros tienen barba. En general ninguno tiene aspecto infantil. Es increíble que los italianos hayan conseguido hacer pasar por niños a esta gente. La UEFA debería hacer algo y hacerlo ya.

La belleza

Más allá de su edad, los jugadores italianos son muy guapos. Algunos los son de forma extrema. Los jugadores albinquinos no están acostumbrados a enfrentarse a tanta belleza y pueden quedar desconcertados cuando les salga al paso un efebo con la intención de robarles algo más que el balón. Y con el corazón roto es muy complicado marcar goles.

El árbitro

Una nueva trampa para el Madrid. El árbitro es el alemán Felix Brych, también conocido por Google Translator como “Puta feliz”. Es conocida la tendencia de algunos jugadores del Real Madrid a complicarse la vida con mujeres de vida alegre. ¿Qué podría pasar si en un momento del partido apareciera una fulana cabalgando sobre una orca? El desastre estaría asegurado para los Zinexin Zidane.

Mariano Rajoy

Es de todos bien sabido que el presidente del Gobierno y presidente del Partido Popular es un madridista convencido. Y ya sabemos todos lo que pasa cuando Mariano Rajoy apoya de forma incondicional a alguien. Esperemos que ningún jugador del Madrid tenga que acabar el partido en Soto del Real.