El líder socialista se ha preguntado esta mañana si todavía está en forma como para lucir el mismo traje que llevó hace tiempo en su primera tentativa de investidura, según han sabido varios medios informativos. “Oh, me pregunto si… ¿puede que todavía quepas ahí dentro, Pedro?”, se ha dicho Pedro Sánchez a sí mismo esta mañana al abrir el armario y encontrar su antiguo traje de investidura colgado entre las perchas y guardado en una funda de plástico.

“Oh, muchacho, estabas radiante en ese traje pero ha pasado tanto tiempo…”, ha susurrado el secretario general del PSOE mirando el traje con lágrimas en los ojos. Luego lo ha sacado del armario y se ha mirado ante el espejo sujetando la percha con la mano, según han informado varios miembros de su entorno.

“Oh, vaya, ¿pero qué es esto que estoy viendo? ¿Un candidato a investidura? Sí señor, eso es lo que estoy viendo”, ha susurrado Pedro Sánchez según ha podido saberse. “Guau, estás igual, para ti no pasan los años”, ha dicho cambiando de voz. Luego, según la prensa, se ha contestado diciendo “sí, soy yo, me cuido y eso”.

“Oh sí, pero mira qué culín tiene este presidente”, se ha dicho.

A última hora, diversas fuentes han informado de que Pedro Sánchez se ha probado los pantalones y la camisa “por tontear nada más” y ha comprobado que, efectivamente, el traje de su investidura aún le queda “más o menos” igual de bien que le quedaba cuando se lo compró de joven, en febrero del año pasado.

“Sigues igual, Pedrito”, se ha confirmado Pedro Sánchez guiñándose un ojo a sí mismo y dándose una palmada en el vientre.