Veinte palomas han agredido a una sexagenaria esta mañana en Móstoles, hartas de que ésta les diera pan no apto para celíacos. Vicenta Ibarra, jubilada, se encuentra en estado grave pero estable. De momento, la policía ha detenido a seis palomas sospechosas de estar relacionadas con el ataque.

La agresión fue muy rápida pero efectiva. Fuentes policiales aseguran que no fue improvisada, sino que las aves llevaban meses preparándola. Mientras un primer grupo de palomas distraía a la señora formando un corazón con sus cuerpos, un segundo flanco de aves se acercó por detrás y procedió a picotearla hasta dejarla inconsciente. Para más provocación, le rebozaron las heridas con las migas de pan que Vicenta llevaba en una bolsa.

Según la plataforma Palomas Por La Paz (PPLP), estas aves son víctimas del sistema. “Hasta que los humanos no han decidido ser celíacos, nadie había pensado en las palomas. Llevan sufriendo este problema desde hace años y nadie había hecho nada”, afirman. De ahí que sus deposiciones sean habitualmente blandas, pálidas y amargas al paladar.

Horas después de las primeras detenciones, un usuario de la web Reddit se atribuía el ataque. “Situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas”, escribía Palomo82. “Esperemos que esta acción abra los ojos de occidente y nos alimenten con pan sin gluten”, añadía.

La ministra de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, se ha reunido de urgencia con su gabinete para valorar los efectos que tendría en el mobiliario urbano ceder al chantaje de las palomas, y que sus deposiciones tuvieran una consistencia dura y compacta.

Paralelamente, la ciudadanía ha empezado a mostrar los primeros síntomas de palomofobia, agrediendo a la cantante Paloma San Basilio al grito de “mataviejas”.