No siempre es fácil entender a nuestro perro cuando se expresa, lo que puede llevar a situaciones de frustración o a que él se comporte de manera extraña. Te damos algunas claves para interpretarlo:

Guau: “Hola”.

Guau, grr, guau: “Estoy muy contento de verte, te quiero más que a nada en el mundo y si me pides que asesine a esa anciana que viene a por mí lo haré sin dudarlo un segundo”.

Guau, guau, guau (a las 9:00): “¿Vas a volver a dejarme a solas entre estas cuatro paredes durante nueve horas? Te odio. No te lo perdonaré jamás”.

Guau, guau, guau (a las 18:00): “TE QUIERO, TE HE ECHADO DE MENOS. TE QUIERO COMO NADIE HA QUERIDO NUNCA ANTES A ALGUIEN”.

Guau… ¿guau?: “No, no sé quién es el “perrito más guapo del mundo” pero intentaré averiguarlo si tanto te atormenta la pregunta”.

Guau guau guuuuau: “Es una indemnización en diferido en partes de lo que antes era una retribución”.

Guau, slerp, slerp, slerp: “¿Qué hago persiguiendo mi sombra si puedo lamerme los genitales?”.

Guau, guau, (mientras rasca la puerta): “Oh, su majestad humana, abra la puerta gracias a sus pulgares oponibles, que me apetece ver a su merced recoger mis excrementos con la mano gracias a sus pulgares oponibles”.

Guau, guau (mientras le abres una lata): “OH DIOS MÍO… SE HAN ABIERTO LOS CIELOS Y ME CAE UN FESTÍN QUE SIN DUDA MEREZCO PORQUE ME HE PORTADO BIEN, SERÉ SIEMPRE TU SERVIDOR, OH DIOS MÍO, SIEMPRE TU FIEL SERVIDOR, TE QUIERO, ERES LO MEJOR Y NI SIQUIERA SÉ EXPLICAR POR QUÉ”.

Guau, guau, guau, grrr, guau (a las 02:00): “Me genera cierta incertidumbre saber que dependo completamente de ti, a veces me gustaría ser un poco más independiente. He estado pensando mucho últimamente y creo que deberíamos darnos un… ¿ES ESO UNA PELOTA?”.

Guau, guau, guau, grrr, guau (a las 02:30): “Yo no pedí vivir aquí, no pedí nada de esto. A veces me hubiera gustado escogerte yo a ti en vez de tú a mí. ¿Me tengo que sentir en deuda contigo? ¿Eso es lo que crees? Pues no pienso sentir… ¿ES ESO UNA PELOTA?”.

Guau… mmm…: “No sé qué tiene tu pierna pero me atrae muchísimo”.


Guía facilitada por Scalibor, el único collar indicado frente a la leishmaniosis: