Alertando de que las ronchas podrían llegar a cotas máximas, la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha informado a la población de que se aproxima una ola de sudor. El Ministerio de Medio Ambiente ha decretado la alerta naranja por alto riesgo de sudoración excesiva, previendo círculos de transpiración en algunas axilas que podrían alcanzar los niveles más altos de los últimos 100 años.

Los chubascos serán intensos en el transporte público, especialmente en las horas punta. El sudor se extenderá por todo el territorio axilar con vapores sudorosos de fuerza uno. Humedad del 85% en la zona superior de la espalda, que irá descendiendo rápidamente hasta la rabadilla, con inundaciones puntuales en el canalillo de los pechos.

Protección Civil recomienda evitar aglomeraciones y circular con cadenas para golpear a cualquiera que se acerque a menos de dos metros.

Desde la AEMET han señalado que es importante no beber agua “para prevenir que se sude con mayor intensidad”, en palabras de su presidente, Miguel Ángel López González. Los especialistas también han hecho especial hincapié en la necesidad de evitar las zonas concurridas como las camas de matrimonio.

Desaconsejan también llevar a cabo cualquier tipo de ejercicio físico y piden mantenerse lo más alejado posible de Julián Martínez, de Jaén. “Julián ya suda en invierno, así que lo de estos días puede llegar a niveles peligrosos”, advierten.

Debido a la alerta creada, en las últimas horas se han vivido numerosas aglomeraciones en la sección de perfumería de los supermercados, donde muchos clientes se peleaban por hacerse con los últimos botes de desodorante. Las autoridades han difundido una lista de marcas poco convenientes “porque pueden incitar al sexo, que es una actividad poco conveniente durante las olas de sudor”.