Cafetería de gatos “La Gatoteca”

«En lugar de comérselos, la gente juega con ellos»

Acudí a este novedoso establecimiento atraído por el anuncio de que tienen diferentes tipos de gato. Pero cuando pedí la carta, en ella no encontré ni un sólo plato con gato. Aunque en su web aseguran que tienen gatos abandonados y puedes elegir el que más te guste, mi decepción fue mayúscula cuando señalé a uno y en lugar de cocinármelo me lo trajeron crudo, totalmente vivo y pretendiendo que lo adoptara. Una vergüenza.

JAIME FALCÓN

Xavier Cifuentes, Director general de La Gatoteca, respondió a esta opinión:

Ante todo, señor Falcón, le ruego nos disculpe por el servicio recibido. Siento leer el detalle de su experiencia no satisfactoria, es cierto que los gatos que se encuentran en nuestra cafetería no son aptos para el consumo humano y así debiéramos habérselo explicado. Respecto al malentendido con nuestra página web, le ruego nos disculpe, pero por favor devuélvanos el gato que se llevó. Y si fue usted el que se cagó en la arena para gatos, por favor venga cuanto antes a recogerla.


Mi puta casa

«El puto mejor sitio de Barcelona»

★★★★★

Me encanta mi casa. No me llaméis más para salir a hacer cosas que puedo hacer en casa. ¿Terracitas? Tengo una terraza que flipas, y siempre hay sitio. ¿Playita? Tengo una piscina que se te va la olla. ¿Y sabes lo que no hay en mi piscina? TÚ.

JORDI CASANOVAS


Mecano Is

«Nada tiene de especial»

★★★

Después de la exposición sobre David Bowie, llega a Barcelona ‘Mecano is’. Hay cosas curiosas, como el billete de avión que inspiró ‘No hay marcha en Nueva York’, con la mítica mancha de jamón de York que les llevó a rimar “y los jamones son de York”. Sin embargo, hay objetos que se echan en falta, como aquello que hay entre el cielo y el suelo, con tendencia a quedarse calvo de tanto recordar; o ese algo que soy yo mismo, y que es un cuadro de bifrontismo que sólo da una faz. Imperdonable.

ANA OLIVA


Asociación Stop Turismo

«La educación es ausente en este grupo»

(Traducción automática) El paseo de Barcelona me hace fijar en los muchas cartelas que anuncian el local ‘Stop Turismo’. Me decido en firmeza en pagar la visita a este bar. Pero la sorpresa es mayúscula. La entrada de mi persona es observada con estupor. ¡La incomodidad! Le pide un cerveza al camarero y el insulto es presente. “Fuera el joder de aquí!”, es el grito. Por lugares como el ‘Stop Turismo’, un turista siente la incomodidad en Barcelona, en ocasiones.

BRENDA WALSH

El Mundo Today publica cada viernes en la revista OnBarcelona de El Periódico una selección de las reseñas que la capital catalana recibe en internet.