El Banco Santander ha intentado comprar Caixabank por un euro tras haber hecho lo propio con el Banco Popular la semana pasada. “Caixabank no presentó oferta pero, como conocíamos la entidad, hemos podido presentar una propuesta en muy poco tiempo para quedarnos con el banco”, ha explicado esta mañana Ana Botín, presidenta del Santander. La directiva ha repetido en cuatro ocasiones que la compra sería buena para el sistema financiero y para España.

El ofrecimiento del Santander ha sido recibido con frialdad en Caixabank, que considera que la oferta de compra inicial es baja. “Un euro lo vale tu puta madre”, ha sentenciado Gonzalo Cortázar, director ejecutivo de la entidad, que considera que “el Santander se ha venido arriba pero el nuestro no es un banco de mierda como el Popular, a ver si vamos a ser nosotros los que les compremos a ellos por cincuenta céntimos y un bono descuento del Carrefour”, ha agregado el directivo de la entidad catalana, claramente molesto.

“Un euro dice, qué se ha creído la pava esa”, ha repetido Cortázar, según confirman fuentes de la directiva.

José García Cantera, director financiero del Santander, ha salido al paso de las airadas declaraciones emitidas desde Caixabank y ha aclarado este mediodía que “se podría complementar la oferta inicial con una cafetera Nespresso y una cubertería de lujo fabricada en acero 18/10 con cuchillos enmangados”.

“Bueno, esto ya es otra cosa. Con esta premisa ya podríamos sentarnos a hablar”, ha respondido el director ejecutivo de Caixabank.